Los accidentes con camiones en alta montaña se duplicaron - Diario de Transporte

Los accidentes con camiones en alta montaña se duplicaron

En lo que va del año se duplicaron los accidentes de tráfico que involucran a camiones en alta montaña. Empresarios del transporte aseguran que en promedio no son más de seis las colisiones anuales registradas en los últimos 10 años. Sin embargo, sin contar diciembre, el 2016 ya sumó una docena de casos, con 16 heridos y dos víctimas fatales. Solo el mes pasado sucedieron tres siniestros. El primero ocurrió el 20 de noviembre, cuando un camión quedó atorado en el interior de uno de los túneles de la ruta 7, que conduce a Chile. Una semana después, otro camión cargado con sémola que también iba hacia el vecino país hizo una mala maniobra para adelantarse, mordió la banquina y volcó en el kilómetro 1.180 de esa ruta.

El miércoles último hubo temor y complicaciones en alta montaña luego de que volcara un camión que transportaba un cargamento de gas en las cercanías del complejo aduanero de Uspallata. El accidente se produjo porque el chofer perdió el control del rodado al romperse el ensamble que unía la cabina con la carga. Como consecuencia del desprendimiento, el remolque volcó sobre el asfalto en el acceso al complejo aduanero, mientras que el habitáculo donde iba el chofer se mantuvo en pie. Hubo algunas demoras en el tránsito hasta que el remolque fue retirado de la ruta, sin que se produjeran filtraciones con consecuencias nocivas para la salud de las personas o una eventual explosión.

Dueños de camiones afirman que cruzan diariamente la cordillera 1.000 camiones, entre los cuales la mitad circula para Chile y la otra para Argentina. Este flujo es constante desde hace una década, distinto al comportamiento de los autos particulares. Según empleados de la Aduana, en los últimos tres años subió 200% el flujo de vehículos en el Paso Cristo Redentor. Para los empresarios transportistas, las rutas se encuentran en un estado “aceptable” pese a derrumbes ocasionales y al puente militar que suple temporalmente el que se derrumbó por el alud, a principio de febrero a la altura de la curva de Guido. De este modo explican que los siniestros son consecuencia de fallas humanas: choferes extranjeros que desconocen la ruta o tienen un bajo nivel de conducción.

diariouno.com.ar

Comentarios - Diario de Transporte no se hace responsable de los comentarios particulares

, ,

Etiquetas

, ,