Un camión mata en el centro de Londres a un Príncipe florentino - Diario de Transporte

Megabanner cabecera Diario de Transporte

Un camión mata en el centro de Londres a un Príncipe florentino

El príncipe florentino Filippo Corsini, de 21 años, miembro de un distinguido linaje cuyo origen se pierde en el siglo XII, perdió la vida el lunes a las 12.40 de la mañana en el barrio londinense de Knightsbridge, cerca de Harrods, cuando la bicicleta en la que circulaba fue arrollada por un camión alemán. Corsini hizo una indicación para adelantar al camión rojo por la derecha, pero el camionero no lo vio y se lo llevó por delante. Según los testigos quedó enganchado en la tercera rueda del vehículo, con terribles heridas que le provocaron la muerte en el lugar de los hechos a la media hora. El camionero, de 42 años, fue detenido por posible «conducción temeraria».

El accidente se produjo frente a la estación de metro de Knightsbridge y los lujosos almacenes Harvey Nichols, una zona siempre repleta de turistas. Ramos de flores recuerdan ahora allí a Corsini, que estudiaba en un grado de finanzas internacionales en la Regent’s University. Cuando se produjo el accidente se dirigía a clase. En lo que va de año han muerto ocho ciclistas atropellados en Londres, el penúltimo, un camarero italiano la semana pasada. La bicicleta fue muy promocionada por el anterior alcalde, Boris Johnson, que se desplazaba a diario en ella y amplió el recorrido del carril-bici. Pero la seguridad deja mucho que desear y hace unos días hubo una manifestación de protesta de ciclistas.

Los Corsini

Los Corsini son una de las grandes familias del Renacimiento italiano, enemigos entonces de los hegemónicos Medici. Construyeron su fortuna como mercaderes, banqueros y príncipes de la Iglesia. Entre sus antepasados figuran San Andrés Corsini, un santo del siglo XIV, y el papa Clemente XII, cuyo pontificado va de 1730 a 1740. Fue el pontífice que encargó la fontana de Trevi y creó los Museos Capitolinos de Roma. Los padres del fallecido, Duccio y Clotilde, que tienen otras dos hijas menores, se dedican a los negocios del vino y el aceite. En los últimos años han abierto también su residencia a las visitas turísticas. Del esplendor que alcanzaron en su día los Corsini dan fe los palacios que llevan su nombre en Florencia y Roma, engalanados con obras valiosísimas de grandes maestros.

Filippo Corsini iba a tomar en unos días unas vacaciones en las posesiones paternas de la Toscana. El joven tenía mucho interés en el mundo del vino y había lanzado su propia marca, “Fico”, un caldo de producción orgánica cuyo nombre jugaba con su apodo familiar, Filo. También era un gran aficionado a los caballos. Sus amigos y familiares lo recuerdan como una persona alegre y activa. “Todo el mundo recordará su gran sonrisa y su energía”, ha declarado su tía Sabina Corsini.

abc.es

Comentarios - Diario de Transporte no se hace responsable de los comentarios particulares

, ,

Etiquetas

, ,