Diez claves para entender las luces y sombras de Mercadona - Diario de Transporte

Diez claves para entender las luces y sombras de Mercadona

Nadie pone en duda el éxito de la fórmula que le ha llevado a ser la primera cadena de supermercados del país. Su impacto mediático es inmediato. Es pronunciar la palabra “Mercadona” y sube el pan. La empresa valenciana nació en 1981 (año en el que Juan Roig tomó las tiendas del grupo familiar) y hoy cuenta con 1.600 supermercados en toda España y en breve dará el salto a Portugal.

1. Su aporte a la economía

Como toda gran compañía, tiene grandes defensores y también muchos detractores. Los primeros destacan la importancia innegable que tiene para la economía española un grupo al que hasta ahora siempre le han salido las cuentas, incluso en época de crisis.Factura más de 19.000 millones al año, sus ventas crecen a un ritmo anual del 3% y desde su creación ha sostenido una media de 45 aperturas de tiendas al año. Sus supermercados ya suponen el 2% del Producto Interior Bruto (PIB) español.

2. Las rarezas de Roig

Su presidente, Juan Roig, es el segundo hombre más rico del país, según el ránking de la revista Forbes. Su fortuna asciende a 8.000 millones de euros. En su faceta altruista, el empresario asegura que ha elevado a 40 millones de euros su aportación personal a proyectos de mecenazgo. Asegura que es dinero que sale de su propio bolsillo, no de Mercadona, aunque los hay que critican su elevado salario, que fue superior a los 11 millones de euros brutos en 2015.La empresa, en su manera de trabajar y operar, lleva el sello de Roig, hombre con fuerte personalidad y poco dado a las apariciones mediáticas. Cuentan los que le conocen que se pasa todo el año viajando por todo el país visitando a los proveedores que surten sus tiendas, y explorando también las de la competencia.

3. Trato al proveedor

El 90% de los proveedores de Mercadona son compañías nacionales y el 57% opera sólo en nuestro país. En muchas ocasiones se le ha criticado el estrecho margen que deja a sus proveedores. También que les exija exclusividad, que no les deje trabajar para otras marcas. La empresa, sin embargo, colabora con enseñas conocidas (es el caso de Casa Tarradellas) que fabrican su propio producto, además del de Hacendado.

4. El trabajador

Mercadona da empleo a 75.000 personas en todo el país. A favor tiene que es uno de los grupos que más trabajo genera en España. Cada campaña de verano o de Navidad refuerza su plantilla y durante la crisis no hizo recortes.Sin embargo, su política de recursos humanos genera filias y fobias. El salario mínimo de entrada para cualquier trabajador es de 1.100 euros. El sueldo medio es de 1.429 euros. Sus contratos son indefinidos. También tiene un sistema de promoción interna y reparte una paga por beneficios a sus empleados. Mercadona pide lealtad y esfuerzo a cambio de estas condiciones. Muchos critican el elevado nivel de exigencia y la rigidez de su funcionamiento. Sus críticos opinan que el grupo funciona como un ejército, en el que pocos tienen permitido cuestionar las órdenes que vienen de arriba. “Si el general dice giro a la derecha, los que están a su mando deben seguir esa dirección, aunque sea la equivocada”, ilustra Javier Alfonso en su libro Mercadona: Historia de un éxito.

5. Su jerga propia

Para bien o para mal, su modelo de negocio es genuino. Mercadona habla su propia jerga: “el jefe” es el cliente y en torno a sus necesidades y apetencias gira toda la política de la empresa. Ajustar los precios para que “el jefe” esté satisfecho e investigar qué productos le gustan y qué no son las prioridades.A modo de ejemplo, recientemente Mercadona tuvo que rectificar y volver a la fórmula de origen de uno de sus helados de Hacendado, a los que había quitado parte del chocolate de la galleta. Los clientes habrían criticado esta reducción en la dosis de cacao. El propio Juan Roig reconoció en la presentación de los últimos resultados de la compañía que Mercadona había errado al privar al consumidor del placer que supone rematar el cucurucho con un trozo de chocolate.

6. Los noes de Roig

Dentro de su modelo de negocio hay varias barreras que Juan Roig no está dispuesto a derribar: la primera es la de abrir las tiendas los domingos de manera generalizada, como hacen la mayoría de las superficies.El propio presidente de Mercadona ya ha señalado en ocasiones que habría que subir los precios en los supermercados para compensar el coste que esto supondría y esto va en contra de su regla de ofrecer el mejor producto al mejor precio. “El jefe” sería el perjudicado. Por eso, Mercadona no abre los festivos, salvo en días señalados y en algunas zonas turísticas, aunque esto es la excepción, no la regla.

7. No arranca el online

Otro muro infranqueable es el de apostar por la compra online. Roig cree firmemente en que Mercadona “no es Amazon”, sino un grupo con vocación de dar un servicio en tienda física. A pesar de que destina pocos recursos a dinamizar su negocio digital y que en el sector se critica que su web de compra deja mucho que desear (se critica que no hay stock de producto y que los pedidos se demoran), es la cadena que más vende a través de Internet, según datos de Kantar Worlpanel.

8. ¿Quién es el jefe?

Para lograr tener contento “al jefe” Mercadona tiene 12 laboratorios de innovación en los que los propios jefes prueban los nuevos productos, definen qué les gusta y qué no. En función de sus opiniones, los artículos se modifican y se perfeccionan.

9. Innovadora

En estos laboratorios Mercadona diseña sus lanzamientos más innovadores. Es, de hecho, una empresa que más invierte en este campo. En los últimos cuatro años ha lanzado 580 nuevos productos, el 42% de los cuales no existía antes en el mercado. En los últimos cuatro años los fabricantes que producen para las marcas de Mercadona han invertido 377 millones de euros en innovación. El grupo cuenta con más de 1.000 personas dedicadas a investigar y desarrollar nuevos artículos. Esto supone el 2,8% de la plantilla.

10. Poco margen a a la competencia

Fuentes del sector acusan al grupo de proteger en exceso su marca propia y no dar cuartelillo a la competencia: hay pocas marcas líderes en las baldas de sus supermercados, donde predominan las suyas: Hacendado, para la alimentación; Bosque Verde, para los productos de droguería; Deliplus, para los de higiene y cosmética; y Compy, marca dedicada a los artículos para mascotas.En este sentido, estas fuentes lamentan que el grupo valenciano “no deja espacio a la innovación” ajena y veta los lanzamientos de las marcas líderes en sus pasillos, donde la hegemonía de Hacendado es indiscutible.

Fuente: elmundo.es

Comentarios - Diario de Transporte no se hace responsable de los comentarios particulares

, ,

Etiquetas

, ,