Túnel de Pajares: la obra de la que Fomento y Marca España no quieren hablar - Diario de Transporte

Túnel de Pajares: la obra de la que Fomento y Marca España no quieren hablar

La ministra de Fomento, Ana Pastor, el de Exteriores, José Manuel García Margallo, y el responsable de Marca España, Carlos Espinosa de los Monteros, celebran este lunes la jornada `España construye´ para promocionar los megaproyectos que realizan empresas españolas por medio mundo. El Canal de Panamá, el AVE La Meca-Medina, los metros de Riad y Ciudad de Panamá… Pero hay una a 400 kilómetros de Madrid de la que nadie se acuerda: los túneles de Pajares. Esta es la historia de un desastre.

“Estamos ahí trabajando con todos los ingenieros del mundo mundial a ver si somos capaces de definir exactamente lo que tenemos que hacer para conseguir estabilizarla”. Estas palabras son de Gonzalo Ferre, presidente de Adif, el pasado miércoles en León. Cuando dice «ahí», se refiere a la ladera de Campomanes, muy cerca de la localidad asturiana de Pola de Lena, donde finalizan -o empiezan- los dos túneles ferroviarios de la Variante de Pajares que permitirán cuando se acaben conectar Madrid y Oviedo en poco más de dos horas en AVE.

Cuando Ferre dice «conseguir estabilizarla» se refiere a evitar que ese túnel en concreto -hay dos iguales y uno, según asegura, ya está terminado- se inunde de agua procedente de los acuíferos de la zona, que fruto de los trabajos de la obra producen importantes filtraciones -como se ve en la imagen-. Los problemas con estas inundaciones han provocado que un proyecto que se inició en 2004 y que se iba a inaugurar en 2009 no tenga fecha prevista de entrada en funcionamiento doce años después. Y que lo que se presupuestó en 1.410 millones de euros ya lleve gastados más de 3.500 millones – cuenta con financiación europea y participan todas las grandes constructoras españolas.

Es la Variante de Pajares, dos túneles gemelos de 25 kilómetros cada uno que atraviesan de norte a sur la Cordillera Cantábrica. Una compleja obra que ha resultado un absoluto desastre y que desde hace unos días ya está investigando la Comisión Europea -tras una denuncia de varias asociaciones de vecinos y ecologistas de León- por delitos contra el medio ambiente. Se han secado ríos y arroyos, vaciado acuíferos… Todo para evitar que los túneles se inunden -vídeo-. Es la obra que no está incluída en el folleto ‘España construye el mundo’ que Marca España difunde estos días, ni en el vídeo de promoción, ni la que menciona la ministra Pastor en sus intervenciones.

Denuncia

Simplificado al máximo, lo que ha ocurrido es que cuando las máquinas entraron en la montaña para hacer el túnel, éste se empezó a inundar por la importante cantidad de agua en ríos, arroyos y acuíferos -21- que se acumulan en esta zona de Castilla León y Asturias. Se calcula que la cantidad de agua que se perdía era ni más ni menos que 390 litros por segundo. Más de 12 hectómetros cúbicos al año.

Para evitarlo, Adif decidió secar arroyos -Alcedo y Folledo-, vaciar los acuíferos y desviar el cauce de los ríos para que el agua no pasara por ahí, trasvasándolo de una cuenca hidrográfica a otra, de Castilla y León a Asturias. En definitiva, eliminar todo el agua de la zona para que no cayera al túnel. «Esto es una barbaridad. Han hecho desaparecer ríos enteros, han construído tramos de río artificiales para desviar el agua… Es la obra de ingeniería más desastrosa a nivel económico y medioambiental de la historia», asegura a bez.es Carlos González-Antón, catedrático de la Universidad de Burgos y abogado.

Errores desde el principio

Según el escrito de la denuncia presentada ante la Comisión, los errores vienen desde el principio de ejecución de la obra. El proyecto inicial de la obra tuvo una Declaración de Impacto Ambiental (DIA) favorable en 2002, «que simplemente planteaba la hipótesis de que se pudiera afectar a pozos de extracción de agua». «La falta de previsión es tan grave -continúa la denuncia- que la DIA establece que no van a producirse impactos en la Red Natura 2000 dado que los túneles atravesarán el subsuelo a mucha profundidad, cuando la realidad ha sido bien distinta».

El diario El Comercio publicó en 2014 unas declaraciones con un trabajador de la obra que hizo públicos vídeos y fotos del desastre. La perforación «fue un desastre; desde la Administración se pedía celeridad y a las constructoras lo que les interesaba era avanzar cuanto más mejor, para tener contento a la autoridad y poder facturarle más cada mes. Daba igual cómo quedara aquello; lo urgente era ganar metros», declaró.

La imagen de los túneles cerrados a cal y canto y sin fecha prevista de inauguración quince años después contrasta con la imagen de la apertura del túnel de San Gotardo, en Suiza. Se ha tardado 17 años en construir los más de 50 kilómetros de túnel ferroviario que atraviesa los Alpes pero se dedicó mucho tiempo previo a analizar el terreno. En Pajares, el proyecto se aprobó en 2003 y en febrero de 2004 ya fueron a poner la primera piedra Francisco Álvarez Cascos y Rodrigo Rato, entonces ministros de Fomento y Economía, un mes antes de las elecciones.

En julio de 2005, el entonces presidente José Luis Rodríguez Zapatero también aprovechó el tirón de la obra y acudió a la puesta en marcha de las tuneladoras. Allí anunció que la obra estaría acabada en 2009. Estamos a junio de 2016 y el presidente de Adif acaba de señalar que «estamos ahí trabajando con todos los ingenieros del mundo mundial a ver si somos capaces de definir exactamente lo que tenemos que hacer para conseguir estabilizarla».

bez.es

¡Publicamos tu noticia! Puedes enviarnos tu denuncia, fotos, audios y sucesos a través de whatsapp +34 649 43 26 91 o por e-mail: sucesos@diariodetransporte.com
,

Etiquetas

,