Así sobornan los puticlubs a los taxistas para que les lleven clientes

Es miércoles de madrugada, ni un alma pasa por el Viso, pero varios taxis echan el freno frente a un lujoso palacete que hace las veces de puticlub; van cargados de hombres con ganas de ver a chicas bailar o pasar la noche con ellas. Los taxistas, pueden ser buenas o malas personas, lo que no son es altruistas. Por cada cliente que llevan se embolsan una comisión ilegal que oscila entre los 30 y los 60 euros, de mano del portero o de la madame.

Así que no hay que sorprenderse si al coger un taxi en Madrid y su conductor te ofrece un ‘plan alternativo’ y te lleva a uno de estos palacetes. Así es como funciona el sistema de ‘sobornos’ que los clubs nocturnos y prostíbulos más lujosos de la capital tienen con algunos de los taxistas para conseguir clientes. Ellos llevan clientes y cobran por la carrera y por la comisión, si el cliente además de estar con las chicas consume los pagos pueden aumentar.

Los clubs más exclusivos de Madrid

No hay luces de neón ni los típicos bares de carretera; el negocio más antiguo del mundo es mucho más discreto si eres capaz de pagarlo. Los prostíbulos suelen ser chalés y palacetes en la zona de El Viso, Serrano y Chamartín, los barrios más exclusivos de Madrid. Algunos de ellos tienen licencias de bares de striptease, otros simplemente son casas particulares repletas de chicas.

Estos locales de lujo tienen las tarifas más beneficiosas para los taxistas y, en consecuencia, son los que más clientes reciben. Según los testimonios de varios taxistas, el dinero se entrega “en billetes en la puerta del local” y por supuesto no se declara en ningún sitio ni queda constancia de su recepción. Es una práctica normalizada. A los clubes les beneficia, también a los taxistas.

Denuncias por llevar publicidad de prostíbulos

Pero esta no es la única relación que parece haber entre los dos sectores. El pasado julio, el Ayuntamiento de Valencia multó a varios taxistas que tenían publicidad de servicios de prostitución en sus coches.

Las multas oscilaban entre los 300 y 1.000 euros ya que el Ayuntamiento consideraba este tipo de publicidad una “infracción grave” al atentar contra “la dignidad de las mujeres”. También es habitual que dentro de los taxis haya tarjetas de estos locales que se ofrecen a los clientes.

Fuente: infotaxi.net

Comentarios - Diario de Transporte no se hace responsable de los comentarios particulares

,

Los comentarios están cerrados

Diario de Transporte

Diario de Transporte