La denunciante del chófer del Pokémon Go: «Cometió un error; no es un asesino»

Mientras la Guardia Civil de Tráfico de Pontevedra continúa con las diligencias para esclarecer si un conductor de autobús de la línea entre Pontevedra y Vilagarcía jugaba a Pokémon Go al volante, la pasajera que captó las imágenes fotográficas de ese instante y posteriormente las subió a Facebook trata de rebajar la tensión. «Se están pasando con el chaval. Él sí que cometió un error, evidentemente, pero se ha salido un poco de madre, me parece un poco exagerado todo esto», señaló horas antes de prestar declaración ante los agentes del Grupo de Investigación y Análisis de Tráfico (GIAT).

La pontevedresa reconoció, en todo caso, que «todo el mundo me dice que no me debe dar pena, pero pienso en él, en su familia y en todos los que le rodean. No fue un atentado. Con las cosas que pasan en España que esto sea una revolución me parece increíble». Incidió en esta idea al remarcar que, en la actualidad, «hay cosas más graves que están pasando», si bien reconoció que el empleo del móvil está detrás de numerosos accidentes. En este sentido, aludió al hecho de que una conocida suya le recordó el descarrilamiento del Alvia en la curva de Angrois, que se cobró la vida de 80 personas y del que este domingo se cumplió el tercer aniversario.

«Si por mi parte lo estoy pasando mal, no quiero pensar como lo estará pasando él», insistió, al tiempo que remarcó que, en estos momentos, «quien tiene que tomar medidas es Tráfico».

Similares expresiones empleó en su perfil de Facebook, el mismo en el que colgó las siete fotografías tomadas con un móvil, y en el que el martes no dudó en disculparse con el conductor. «Solo cometió un error. Yo ahora mismo le pido mil disculpas por todo lo que está pasando y doy fin a todo esto», escribió.

Sus palabras pronto tuvieron respuesta de quienes le recordaron que quien tendría que disculparse es el conductor. «¿Qué tal le parecería a él si el conductor que lleva a sus hijos fuese con el móvil así?», se preguntaba uno de estos internautas. «Cuando pasan los accidentes luego todos son despistes que, a veces, causan muertes y ya no hay remedio», añadía otra usuaria. En todo caso, la pontevedresa incidió en que «esto se está convirtiendo en un circo. Este chico solo cometió una infracción de tráfico. No es un asesino ni nada por el estilo».

Sobre esta cuestión también medió el delegado del Gobierno en Galicia, Santiago Villanueva, quien advirtió que la conducta puede reportar una «sanción grave». Explicó que la investigación se inició por una denuncia que hizo en Facebook una pasajera, por lo que las pesquisas de los expertos de Tráfico se centran en determinar la «veracidad» de los hechos relatados por la pontevedresa.

Confirmó, asimismo, que la empresa concesionaria de esta ruta por carretera tendrá que «identificar al conductor». Y es que la manipulación de un móvil al volante supone una «sanción grave», más todavía «si además causó un grave peligro en la circulación».

Tres posibles resoluciones

De este modo, la investigación abierta por Tráfico podría tener tres posibles resoluciones para el conductor. Por un lado, que se sobresean las actuaciones, al entender que no se ha acreditado que estuviese jugando mientras conducía -en las fotografías se observa el móvil al lado del volante con la pantalla del juego activada, pero no se observa que lo esté manipulando-; una segunda opción, por la que se decantan distintas fuentes consultas expertas en cuestiones de tráfico, es por considerar lo ocurrido como una sanción administrativa castigada con quinientos euros de multa y la retirada de seis puntos del carné de conducir. La tercera opción es que la Guardia Civil judicialice la denuncia al entender que se pudo cometer un delito contra la seguridad vial; algo que, en principio, parece poco probable.

La empresa ha apartado al chófer del servicio mientras se resuelve el expediente

De igual modo que la Guardia Civil de Tráfico de Pontevedra ha tomado cartas en el asunto para esclarecer lo ocurrido, otro tanto se puede decir de la empresa concesionaria de la ruta por carretera entre Pontevedra y Vilagarcía, Núñez Barros Autocares.

Un portavoz de esta firma de transporte se limitó a señalar que «el trabajador está apartado temporalmente de cualquier trabajo», de tal modo que paralelamente «se ha abierto un expediente disciplinario». Insistió en que «se han tomado las medidas adecuadas según la legislación laboral».

Preguntado si, en caso de que se confirmen la realidad de los hechos denunciados por la pontevedresa, cabría la posibilidad de rescindir el contrato al trabajador, desde Núñez Barros remarcaron que «eso es la legislación laboral, eso es ya lo que dice la legislación. Tienen que demostrarse todos los extremos y él tiene derecho a defensa como todo el mundo», concluyeron.

En este sentido, el martes no trascendió si finalmente la firma ya ha cumplimentado el requerimiento de la Guardia Civil de que identifique al chófer. Todo parece indicar que esta solicitud tiene como único objeto poder tomarle declaración para que explique su versión de lo ocurrido. De igual modo, ayer por la tarde estaba previsto que también compareciese en las instalaciones de la Comandancia de Pontevedra la pasajera que sacó las polémicas fotografías y no se descarta que también tenga que acudir un representante de la empresa.

Fuente: lavozdegalicia.es

Comentarios - Diario de Transporte no se hace responsable de los comentarios particulares

,

Los comentarios están cerrados

Diario de Transporte

Diario de Transporte