¿Quién ha descansado en realidad?
EXCLUSIVA

Esta mañana hemos conocido la noticia que informaba sobre el resultado definitivo del informe o atestado elaborado por los Mossos d’Esquadra que indica el cansancio del conductor como la causa principal del desgraciado y lamentable accidente sufrido por un autobús en la madrugada del 19 al 20 de marzo pasado en el que desafortunadamente perdieron la vida 13 personas y varias resultaron heridas en el siniestro ocurrido en la localidad tarraconense de Freginals, en la autopista AP-7, cuando regresaba transportando jóvenes que volvían de la fiesta de las fallas.

Como siempre y para desgracia de los profesionales del volante, tiene que ser un informe pericial o policial el que deje constancia de una realidad en el transporte, tanto de mercancias como de viajeros, el maldito descanso y la temible fatiga al volante. Una realidad latente y cierta que se conoce entre los profesionales desde hace muchos años. El trabajo nuestro está permanentemente controlado, hasta el punto que casi superamos en esos controles a los pilotos de líneas aéreas.

El tacógrafo y sus registros son los únicos que valen a la hora de determinar las responsabilidades despues de un accidente, eso lo tenemos todos claro. Pero muy pocas veces se hace hincapié y se investiga en la verdadera realidad para responder a la pregunta que da título a este editorial, ¿Quién ha descansado en realidad? Aunque también cabrían aquí otra preguntas: ¿Como se ha hecho en realidad ese descanso y en qué circunstancias? ¿Alguien en sus sano juicio puede pensar que un conductor de autobús descansa en realidad en los asientos del vehículo? Incluso ¿En un hotel en el centro de una ciudad en fiestas tan particulares como las fallas o cualquier otra?

Estas preguntas tambien se pueden trasladar a los compañeros que hacen transporte de mercancias por carretera. No se puede considerar legalmente un descanso cuando este está sometido unicamente al control de vehículo de transporte, que es el único que descansa en realidad. ¿Alguien en sus sano juicio puede pensar que los compañeros que en este momento estan parados con sus vehículos a cuarenta grados de calor pueden dormir? Esa es la pregunta del millón, y tambien la respuesta.

Porque, seamos realistas, tanto el propietario del vehiculo -la empresa- como los agentes o quien tenga que llevar a cabo un control de transporte o una inspeccion puede alegar perfectamente que él no sabe lo que hace un conductor en su tiempo de descanso, que es responsabilidad del trabajador realizar el descanso. Eso todos lo hemos visto y conocemos respuestas del tipo: ” No es problema mio si no has dormido, yo no sé lo haces cuando estás parado”, y muchas otras. Vale, pero volvamos al principio. Los descansos solo se podrán demostrar para los investigadores cuando vayan acompañados de justificantes, entiéndase facturas de hotel o de permanencia en el domicilio. Entonces a partir de aquí si se le podrán pedir responsabilidades a los conductores sobre los motivos por los que no realizaron el descanso en condiciones adecuadas.

Sé que esto último va a provocar polémicas, pero en el caso que nos ocupa estamos hablando de un conductor de autobús y quien no quiera reconocer la realidad diaria de este trabajo y las condiciones en las que se realiza en la gran mayoría de los casos es que vive en otro mundo, incluso en el suyo propio, ese que le permite desconfiar hasta de su propias palabras. Los asientos de un autobús, un hotel en el centro de una ciudad en fiestas, la cama de un camión, que me perdonen los que no estan de acuerdo, pero no son el lugar adecuado para realizar un verdadero descanso. Porque no son las horas que un descanso dure, son las circunstancias que rodean a las condiciones en las que se lleva a cabo el descanso.

Por supuesto que habrá quien alegue que te puede dar el sueño al volante incluso despues de haber dormido en una cama 8 horas y del tirón, es cierto y tiene toda la razón, como también lo es que los vehículos los conducen personas y, por tanto, estan expuestos a errores humanos. Que nadie, al menos que no esté en su sano juicio, tiene un accidente de tráfico en el que mueren inocentes. Pero es triste que tengan que suceder desgracias como la Freginals y otras del pasado, para que se comiencen a poner remedios y se investiguen las verdaderas consecuencias que rodean un accidente. Si el resultado de esta investigación sirve para evitar futuros accidentes, bienvenido sea. Por ultimo un abrazo para los familiares de las victimas y otro solidario para el conductor. ¡¡¡BUENA RUTA!!!.

Comentarios - Diario de Transporte no se hace responsable de los comentarios particulares

Diario de Transporte

Diario de Transporte