Los autobuses de Barcelona publicitan el referéndum de independencia

Un total de 21 autobuses de Transports Metropolitans de Barcelona (TMB) circularán hasta el 30 de abril exhibiendo el lema «Porque es mi derecho, vota referéndum». Hasta el día de Sant Jordi, la misma publicidad estará presente en 185 plafones del Metro y en un anuncio audiovisual que se proyecta en las pantallas de las estaciones y los vagones del suburbano.

La campaña ha sido elaborada y está siendo financiada por el Pacte Nacional pel Referéndum, del que forman parte los partidos y entidades independentistas y cuyo manifiesto a favor de una nueva consulta también suscribió el Ayuntamiento de Barcelona después de que la alcaldesa, Ada Colau, acudiera a las dos últimas cumbres del cónclave celebradas en el Parlament. El Pacte Nacional pel Referèndum recauda donaciones para financiar sus actividades y asegura que funciona «sin ningún tipo de subvención pública», aunque hasta ahora ha eludido precisar cómo se ha financiado exactamente la campaña de TMB.

Tampoco la empresa que gestiona el transporte público barcelonés quiso desvelar ese dato, amparándose en que correspondía hacerlo a los contratantes. TMB alegó que aceptó la presencia de la campaña en sus vehículos porque «no es beligerante, ni genera confrontación, ni polémica». «No incumple la normativa general publicitaria, ni la normativa de autorregulación del sector publicitario», añadió un portavoz de la compañía para justificar que el referéndum pueda promocionarse en los autobuses y el Metro de Barcelona. No están de acuerdo con esa valoración ni el PP ni Ciutadans, que ayer pidieron su retirada.

El líder de los populares en el Ayuntamiento de la capital catalana, Alberto Fernández, cargó contra la empresa de transporte público por usar «una doble vara de medir» al admitir campañas como las del referéndum y vetar otras como la que la plataforma religiosa E-Cristians lanzó contra el aborto en 2009. La misma reflexión realizó la jefa de filas de Ciutadans en el Consistorio, Carina Mejías, quien puso como ejemplo otros vetos realizados por la empresa de transporte público, como el ejercido contra la Asociación por la Tolerancia cuando defendía la elección de la lengua vehicular en la enseñanza catalana o contra la editorial que publicó el libro On són els meus diners, donde se criticaba la gestión de Artur Mas al frente de la Generalitat.

Los dos dirigentes municipales consideraron que Transports Metropolitans de Barcelona está ahora vulnerando su propia normativa, que precisa que «queda excluida explícitamente la publicidad de mensajes ideológicos o sobre creencias individuales, incluidas las que buscan exclusivamente provocar el debate social o mediático, promovidas por cualquier persona, grupo o entidad». Fernández también cargó contra el PSC, a quien acusó de «seguir haciendo de palmero del independentismo en el Ayuntamiento, esta vez permitiendo este tipo de campañas en el transporte público».

Fuente: elmundo.es

Comentarios - Diario de Transporte no se hace responsable de los comentarios particulares

, , ,

Los comentarios están cerrados

Diario de Transporte

Diario de Transporte