Piden 4 años de cárcel para el conductor de autobús del accidente de Tornadizos

Después de cuatro años ya hay fecha para celebrar el juicio por el accidente de un autocar en el que murieron nueve personas y 22 resultaron heridas en 2013 en la carretera Nacional 403 (Ávila-Toledo), en el término municipal de Tornadizos de Ávila. La vista oral se celebrará del 12 al 15 de junio en el Juzgado de lo Penal de Ávila, según ha fijado el juez sustituto, que cubre la baja de la titular, María Elisa Blanco.

El fiscal delegado de Seguridad Vial, Óscar Barrios, ha lamentado el “tiempo excesivo” que ha tardado en señalarse el juicio para el señalamiento, teniendo en cuenta que la instrucción y la calificación del procedimiento “complejo” quedaron terminados un año después del accidente, en 2014, o sea, hace tres años, cuando el Juzgado de Instrucción número 2 y la Fiscalía entregaron el escrito de acusaciones.

Entre el 12 y el 15 de junio declarará el conductor y acusado, Ramón G. S.; una veintena de testigos, la mayoría víctimas; además de guardias civiles, peritos, el jefe de taller de la empresa del autocar -Cevesa-, y técnicos de la Consejería de Fomento. El procedimiento cuenta con dos acusaciones particulares, aparte de la del ministerio fiscal, y en el intervendrá la defensa del conductor del autocar, junto a otras partes, como la aseguradora Mutua Madrileña, la Junta de Castilla y León, y la empresa del autocar.

4 años de prisión

El fiscal pide cuatro años de prisión y cinco de privación del carné de conducir para el conductor del autocar siniestrado, por considerarlo supuesto responsable de nueve delitos de homicidio por imprudencia grave y otros 13 de lesiones, mientras que el abogado del conductor solicita la libre absolución de su defendido. También la fiscalía considera a la aseguradora responsable civil directo y a la empresa y a la Junta responsable civil subsidiario.

Piden que el conductor, de manera conjunta y solidaria con la aseguradora y respondiendo de manera subsidiaria Cevesa y la Junta, hagan frente a las indemnizaciones que piden los pasajeros que no han sido indemnizados, que son el 20 por ciento. El 80 por ciento de ellos han recibido las indemnizaciones, de las que la más importante ha sido de 400.000 euros.

Exceso de velocidad

El accidente ocurrió a primera hora de la mañana del 8 de julio de 2013 en el kilómetro 123 de la Nacional 403 (Ávila-Toledo). Según el escrito del fiscal, se produjo un “notable exceso de velocidad” por parte del conductor, que en una zona con velocidad máxima de 90 llegó a circular entre 108,800 y 110,00 kilómetros por hora.

El fallo humano por un episodio de “microsueño” por “falta de descanso” del conductor fue el motivo, según el fiscal. En el lugar del accidente y ante la Guardia Civil, el conductor admitió que se había quedado dormido, pero luego cambió su versión ante el juez.

Comentarios - Diario de Transporte no se hace responsable de los comentarios particulares

, ,

Los comentarios están cerrados

Diario de Transporte

Diario de Transporte