La autoridad Portuaria de Bilbao cree “desproporcionadas” multas a ATAP, CECOTRANS y TPS.

Dice que las multas no debieran comprometer “innecesariamente” el futuro de un sector clave en la cadena logística y golpeado por la crisis.

La Autoridad Portuaria de Bilbao considera “claramente desproporcionadas” las sanciones impuestas por la Autoridad Vasca de la Competencia a la Asociación de Transportistas Autónomos del Puerto de Bilbao (ATAP), y a las empresas CECOTRANS-BIZ y TPS, por prácticas anticompetitivas en el Puerto de Bilbao, que suman 1,5 millones de euros.

La Autoridad Vasca de la Competencia (AVC) ha impuesto a ATAP una multa de 800.000 euros, a CECOTRANS-BIZ una multa de 508.344 euros y a TPS. COOP una multa de 248.308 euros, por prácticas anticompetitivas en el Puerto de Bilbao, al negarse en julio de 2014 a prestar servicios de transporte a la naviera Maersk Lines. Además, les obliga al cese de la conducta infractora y a la prohibición de reiterar semejantes conductas en el futuro.

En un comunicado, la Autoridad Portuaria ha manifestado su respeto por la resolución dictada por la Autoridad Vasca de la Competencia. Asimismo, ha destacado su “firme propósito” de garantizar la libre prestación de servicios en el Puerto de Bilbao, con “estricta sujeción al ordenamiento jurídico y en un marco de estabilidad competitiva”.

La Autoridad Portuaria ha explicado que promueve y trata de garantizar la libre competencia en relación a los diversos servicios y actividades que se desarrollan en el Puerto de Bilbao, por lo que “es y será la primera institución interesada en velar y adoptar todas las medidas que le competan o se encuentren a su alcance, con el objetivo de garantizar servicios competitivos, económicos y de calidad para los usuarios portuarios y, como derivación, para la sociedad vasca”.

Con este objetivo, trabaja desde hace tiempo en buscar soluciones para mejorar la competitividad y eficiencia del puerto, en un marco de libre mercado y “siempre con sujeción a la normativa de aplicación, observándose que, de hecho, la paz social es, en los últimos años, la tónica dominante en sus muelles”, ha indicado.

En este sentido, la Autoridad Portuaria de Bilbao comparte que las sanciones deben tener un objetivo “corrector y disuasorio”, para castigar conductas que se declaren contrarias a la norma y evitar de este modo que se repitan, sobre todo, teniendo en cuenta el “grave efecto que provocan a los afectados y a la propia competitividad del Puerto de Bilbao”.

No obstante, ha precisado que “dichas sanciones, en aras a la debida proporcionalidad, no debieran comprometer adicional e innecesariamente el futuro de un sector clave en la cadena logística y que, además, ha sido golpeado fuertemente por la crisis”.

Europa Press Bilbao.

Comentarios - Diario de Transporte no se hace responsable de los comentarios particulares

Diario de Transporte

Diario de Transporte