Interceptan al chófer de un autobús en la A-6 al temer los médicos que se suicidase

TEMORSUICIDIO

Un operativo de la Guardia Civil interceptó ayer por la mañana en la A-6 en Rábade al conductor de un autobús de línea regular que antes de empezar su jornada de trabajo fue al ambulatorio porque se encontraba mal. Los sanitarios que lo atendieron le advirtieron síntomas de que podía tener impulsos de suicidio, pero el paciente no atendió a razones y se fue de inmediato a conducir porque aseguró que si llegaba tarde lo podían echar del trabajo.

Por ello los médicos, ante el temor de que pudiese causar una desastre a los mandos del autobús, decidieron alertar a los servicios de emergencia y llamaron a la Policía Nacional de Lugo. Como el autobús en el momento de la llamada ya debería estar circulando por una demarcación en la que la policía no tiene competencias, desde la comisaría trasladaron la urgencia a la Comandancia de la Guardia Civil de Lugo que puso el caso en manos del equipo de seguridad ciudadana.

Varios agentes se desplazaron hasta Rábade, localidad próxima a Lugo, por la que necesariamente tenía que pasar el vehículo en su recorrido hacia la estación de autobuses lucense. Y en la rotonda próxima a la A-6 en Rábade le fue dado el alto al chófer, que desvió el vehículo con normalidad hacia la rotonda y atendió las indicaciones de los agentes, deteniendo allí el autocar. Tras una primera atención por parte de los agentes, fue conducido a un centro asistencial. En el autocar de la empresa Arriva, que realizaba un servicio regular, iban media docena de pasajeros, que no corrieron ningún tipo de peligro, según informaron fuentes de la compañía de transportes, la cual adoptó los medios necesarios para que los usuarios pudieran continuar el viaje hacia Lugo.

Tanto la Guardia Civil como la empresa para la que trabaja el conductor abrieron sendas investigaciones que, por ahora, se encuentran sin cerrar. Los agentes que se ocupan del atestado recopilan información para saber con detalle los movimientos realizados por el conductor antes de hacerse cargo del servicio de pasajeros que discurría entre Villalba y Lugo. La conclusión del informe por parte de la Guardia Civil permitirá conocer qué es lo que ocurrió exactamente en el centro de salud. Algunas versiones apuntaban a que el conductor se habría mostrado contrariado porque tardaba en ser atendido y se le echaba encima la hora para iniciar el servicio de viajeros. Y en algún momento habría advertido al personal que, al encontrarse mal, podría estrellar el autobús. Esta supuesta afirmación fue la que puso en alerta al personal del centro sanitario que optó por comunicar los hechos a las fuerzas de seguridad por si consideraban necesario hacer parar el autobús para garantizar la seguridad de los pasajeros.

“No hubo peligro»

Fuentes de Arriva insistieron ayer que no hubo riesgo ni para la seguridad de los viajeros ni para los usuarios de la vía por la que circuló el autocar. Destacaron, además, que si el conductor hubiese avisado a la empresa de que se encontraba mal en el centro sanitario y que precisaba atención médica, habría sido adoptada de inmediato la decisión de sustituirlo por otro chófer porque, expresaron las mismas fuentes de la firma, el primer objetivo es garantizar la máxima seguridad de los viajeros y del tráfico de las vías por las que circulan sus autobuses.

Apartado del servicio mientras no se sepa el resultado de unas pruebas

Arriva Noroeste, la empresa a la que pertenece el conductor abrió un expediente informativo después de tener constancia de lo ocurrido. La intención de la firma de capital alemán es conocer todos los detalles de lo ocurrido para, después, adoptar las medidas que considere procedente, según advirtieron ayer fuentes autorizadas de la misma. Ese expediente incluirá los resultados de las pruebas médicas que le fueron realizadas al empleado que está temporalmente apartado del servicio por un hecho que definieron como puntual. Desde la transportista también estacaron que todos los conductores que trabajan para la empresa han de someterse periódicamente a controles de tipo médico que determinan si son aptos para el desarrollo de sus funciones.

Fuente: lavozdegalicia.es

Comentarios - Diario de Transporte no se hace responsable de los comentarios particulares

Los comentarios están cerrados

Diario de Transporte

Diario de Transporte