120x600_Disney_AlwaysOn

Megabanner cabecera T2O

“Me obligaba a hacer 14 o 15 horas de trabajo sin comer y sin asegurar o te echaba a la calle”

El pasado viernes se realizó una inspección laboral en una de las empresas ubicadas en el interior de Mercapalma a raíz del testimonio de uno de sus trabajadores; el cual, nos cuenta su historia de forma anónima. Cronica Balear entrevista a un ex-trabajador de una empresa de frutas y verduras ubicada en Mercapalma que tras trabajar sin seguro, durante jornadas exhaustivas y bajo constante presión; decidió denunciar a la empresa por despedirle y destapar así la situación irregular de otros muchos trabajadores de la plantilla.

Su cruzada provocó una inspección laboral en dicha empresa el pasado viernes 7 de octubre. Una decena de agentes de la Policía Nacional junto a los funcionarios de Inspección de Trabajo, localizaron al menos a cinco trabajadores más trabajando de madrugada sin asegurar.

¿Cómo comienza el calvario laboral que nos define?

Empecé el 14 de agosto de 2012 preparando pedidos. Comenzaba a las dos de la madrugada pero no tenía hora de salida fija. De hecho, estábamos forzados a salir a las tres o las cuatro de la tarde; y sin parar a comer, ni siquiera merendar. Y si lo hacías, tenías que hacerlo a escondidas. Todo el mundo hacía horas de más pero nadie se quejaba porque te ibas a la calle. Veía gente que se ponía de baja; uno por la espalda, otro con el dedo partido y seguían yendo obligados para no perder su puesto. Muchos de nosotros ni siquiera estábamos asegurados o dados de alta.

¿Tenía contrato?

Le preguntaba sobre él. Me decía siempre “ya lo firmarás”; y luego que si “a ver si hay más trabajo”, “cuando venga la temporada”, el caso era darnos largas. Firmé sólo uno y jamás quiso darme la copia. Y como yo, muchos más.

¿Qué irregularidades se cometían?

Primero, casi un tercio de la plantilla sin asegurar. Además venía gente a trabajar de otras empresas de Mercapalma que le hacían horas extras antes de entrar a sus puestos oficiales; por supuesto, todo esto pagado en negro. Jornadas de 14 y 15 horas o a la calle. Hablaba mal a la gente, insultaba a los trabajadores, presión constante. No podías parar a comer, te controlaban cada paso y si tardabas más de lo normal en hacer algo te cuestionaba el por qué. Cuando ya llevaba un tiempo allí, me propuso hacer de comercial; aunque claro, con el mismo horario y el mismo contrato; empezaba a las dos de la madrugada y luego sobre las diez de la mañana me iba a hacer de comercial. Ahí también me di cuenta de lo que hacía para simular las irregularidades. No pedía los permisos pertinentes para la entrada de vehículos en Mercapalma; le asignaba las matrículas sólo a la gente que tenía asegurada, de esa forma escondía a los trabajadores sin asegurar.

¿Por qué le despiden?

Empecé a hablar de los que estábamos sin seguro, de lo que ocurría allí dentro. Estaba muy harto y ya había muy mal ambiente entre nosotros; pero la cosa empeoró en junio. Ingresaron a mi hija y cogí algunos días libres; me dijo “no te preocupes” pero eran días que si fallabas, te los descontaba. Y tampoco te pagaba las vacaciones. A causa de la enfermedad de mi hija tuve que hacer algunas horas menos y parecía que le molestaba, pero para mí lo primero era mi hija. Un día, le llamo por teléfono y me dice que empieza a haber menos trabajo. Me lo dice en mitad de agosto, plena temporada. Yo sabía que era mentira; y entonces me dijo que no contaba conmigo. “Me partes la vida, lo sabes ¿verdad?”, le dije. Y me contesto que sí, pero que tenía que mirar por su interés. Y ahora yo, estoy mirando por el mío.

Y entonces decide plantarle cara…

El martes 16 de agosto hablo con mi abogado. Me explica que estoy en mi derecho aunque no esté asegurado. Lo hacemos todo por vía legal y lo citamos en el TAMIB. La empresa me quería ofrecer un dinero pero pretendía que les hiciera una factura y yo me negué. Yo sin ser autónomo ni nada no pensaba hacer una factura a mi nombre hacia ellos porque sé que la hubieran utilizado para denunciarme a mí. Me lo olía y no lo hice. Después de eso, empiezan a dejar plantados a mis abogados y ponemos la demanda en juzgados por despido improcedente.

Pero no se quedó ahí…

No, ya lo hacía por mí y por todos los que estaban dentro sufriendo lo mismo que yo. Buscamos y contactamos con personas que podían dar su testimonio sobre lo vivido allí dentro. Conseguimos varias denuncias y lo presentamos todo en Inspección de Trabajo. Lo presentamos el pasado 29 de Septiembre y solicitamos la inspección. Al ver todas las declaraciones nos aseguran que les parece un tema serio y que van a llevarlo adelante; y afortunadamente así ha sido.

¿Qué ocurrió en esa inspección?

Eso es algo de lo que ya darán parte las fuerzas de seguridad o los organismos competentes pero dejamos muy claro en las denuncias que el mejor horario para pillarle infraganti era entre las 2 y las 4 de la madrugada. Él se cubre las espaldas poniendo a los asegurados por la mañana pero sabíamos que a esa hora los agentes se encontrarían con la verdad. Por lo que sé, hubo por lo menos 5 personas sin asegurar; muchos de ellos inmigrantes, algunos sin siquiera permiso de residencia o de trabajo. Me sabe muy mal por ellos pero espero que puedan reclamar lo que les toca a pesar de su situación. Sé que el jefe se puso muy nervioso al ver a la policía. Ahora habrá que esperar a ver que ocurre en juzgados y si le detienen, le multan o ya veremos.

¿Cometía irregularidades en prevención de riesgos laborales?

Es algo que también he denunciado. Nunca nos han dado ni un sólo cursillo. Entrábamos en la nevera sin ropas especiales, en camiseta y a menos tres grados. Ni tampoco zapatos de seguridad, ni las horas de descanso pertinentes. No se podía forzar más a las personas. De hecho, las pocas cosas que hacía las hacía porque sabía que yo iba a hacer algo. Justo después de mi despido empezó a asegurar a más gente; y no sólo eso, esta semana incluso organizó un curso de prevención de riesgos laborales. Mucha casualidad.

¿Ha recibido presiones por hablar más de la cuenta?

No se lo he permitido. He cambiado mi número de teléfono y tengo a todo el mundo bloqueado. Yo ya estoy preparado. Tras dos años y medio conozco sus formas y sé que me habría acosado. Y si lo hace, pediré una orden de alejamiento. Es una persona muy conocida en Mercapalma y tiene muchas influencias. Hago esto por mi y por los demás. Quiero que se aclare todo. Espero que le obliguen a pagar todo lo que debe.

Fuente: cronicabalear.es

Comentarios - Diario de Transporte no se hace responsable de los comentarios particulares

,

Los comentarios están cerrados

Diario de Transporte

Diario de Transporte