La ITV se pone seria: los exámenes a centralitas y sistemas anticontaminación están al caer

Ya lo habíamos advertido. Era solo cuestión de tiempo que las ITV endurecieran sus pruebas, una medida que llegará para vigilar más de cerca la manipulación de sistemas anticontaminación e inspeccionar las centralitas en busca de fallos o anomalías ocultos. El objetivo es acabar con los fraudes en emisiones y cerciorarse de que cada vehículo que aprueba la inspección técnica cumple con todos los requisitos en materia de seguridad y medioambiente.

Las ITV quieren endurecer las pruebas de emisiones y acabar con la manipulación de los sistemas anticontaminación.

Durante las XXVI Jornadas Nacionales de ITV, representantes del Ministerio de Economía, Industria y Competitividad y diferentes asociaciones como AECA-ITV han anunciado la llegada de una nueva e importante modificación del manual de procedimiento que rige toda inspección técnica de vehículo. Esta modificación deberá aprobarse vía Real Decreto, y aunque todavía se discuten diversos aspectos como el formato de aplicación de los nuevos cambios, todo apunta a que las nuevas medidas de inspección las veremos más pronto de lo que cabría esperar.

 
Los dos principales puntos que pretende atacar el nuevo manual de procedimiento son las emisiones contaminantes y las nuevas tecnologías y sistemas de seguridad. Con la sofisticación de los vehículos y el aumento de los fraudes en cuanto a eliminación o manipulación de los sistemas anticontaminación, el nuevo reglamento pretende poner a disposición de las ITV herramientas más capaces para detectar anomalías, especialmente en los vehículos más modernos bajo homologación Euro 5 y Euro 6 donde FAP, NOx-Trap y sistemas SCR con AdBlue se han convertido en el enemigo a batir.

Sin señalar directamente al Grupo Volkswagen y su reciente escándalo de motores diésel trucados, durante estas jornadas también se pretende enfatizar el uso de sistemas más sofisticados de medición de emisiones para detectar anomalías en las propias inspecciones, ya sea por fallo puntual, o por manipulación premeditada como ha sido el caso del Dieselgate. Parece bastante obvio que el enemigo a batir son las partículas y los NOx, por lo que no te recomendamos este dossier sobre emisiones para comprender cómo hemos llegado hasta esta situación.

En análisis de centralita buscará fallos y anomalías en sistemas de seguridad, terminando así con otro de los fraudes más extendidos.

 
Por otro lado el nuevo manual de procedimiento también pretende implantar el análisis de los vehículos vía centralita o ECU. Haciendo uso de los puertos de diagnosis (EOBD), las ITV podrán chequear el estado del vehículo, haciendo especial hincapié en los sistemas de seguridad como airbags y pretensores que también se han convertido en un foco de manipulación y fraude para conseguir ocultar sus fallos ante una inspección técnica. Dado que la comprobación del correcto funcionamiento de los sistemas de seguridad pasiva y activa sólo puede realizarse mediante una situación de emergencia, el protocolo que se pretende implantar es un análisis de errores o fallos memorizados en la centralita del vehículo.

Las nuevas medidas no son oficiales a fecha de escribir este artículo, pero representan los temas de debate que se van a tratar en las XXVI Jornadas Nacionales de ITV de cara a una próxima actualización del manual. Esto quiere decir que durante estos días se elaborará una propuesta final que, si se alcanza consenso entre Ministerio y asociaciones de ITV, se convertirá en un proyecto de ley.

Fuente: diariomotor.com

Comentarios - Diario de Transporte no se hace responsable de los comentarios particulares

, , ,

Los comentarios están cerrados

Diario de Transporte

Diario de Transporte