La reforma del Código de Trabajo en Francia podría provocar huelgas en el transporte.

La reforma del Código del Trabajo en Francia y que se presentará el próximo 9 de marzo en el Consejo de Ministros, incluye el pago de las horas extraordinarias con un aumento del 10% frente a un 25 y hasta el 50% que cobran actualmente los profesionales del sector. El sindicato CGT estima que este descenso supondrá una pérdida de 1.300 euros anuales para los camioneros, ya que la base de cálculo esta estimada en una media de 200 horas para los empleados del transporte por carretera. 

Por este motivo los sindicatos franceses no descartan realizar acciones conjuntas de protesta. El Gobierno, por su parte, habla de “curación y de alivio”, algo que ha indignado a los sindicatos y a los trabajadores, ya que va a influir en las horas extraordinarias que realizan muchos conductores de camiones. Los artículos L3121-22 y el L3121-25 del Código de Trabajo se refieren a las horas extraordinarias que se realicen más allá de las 35 horas semanales que se consideran las legales. Esto actualmente se traduce en un incremento salarial de 25% por cada 8 horas adicionales de la 36 a la hora 43. Las siguientes se pagan un 50% mas por cada hora.

Si el Gobierno francés continúa con su idea de que solo se incremente el pago en un 10% como presenta el texto del proyecto, abre la posibilidad a las empresas de rebajar el 25% actual. Además el proyecto de ley contempla el periodo de referencia para el cálculo de las horas extraordinarias que pueden llegar hasta los 3 años con la firma de un convenio colectivo. Ya que la reforma que se presentará en el Consejo de Ministros del próximo 9 de marzo afirma que: “El establecimiento de un tiempo de trabajo en un periodo superior a la semana por el convenio colectivo no constituye una modificación del contrato de trabajo para los empleados a tiempo completo”. Con lo que no es necesario que el conductor firme la conformidad como estaba obligado hasta ahora. Algo que facilitaría el despido libre.

Contemplando la posibilidad de que existan criterios específicos para el despido, como la razón económica, las dificultades de las empresas se podrían excusar en “Una caída de los pedidos o de las ventas en varios trimestres, en comparación con el año anterior o por meses. Tambien por un deterioro significativo sin ninguna prueba que los puedan justificar”. Algo que los sindicatos franceses interpretan que podría ser utilizado por las empresas como “Una reorganización necesaria para salvaguardar su competitividad”.

Por otra parte los acuerdos actuales firmados por sindicatos menores, hace desconfiar a otros como CGT. Ya que consideran que lo firmado por estos sindicados podría ser utilizado como una consulta a los trabajadores. Cuando en realidad estas organizaciones menores tan solo representan al 30% de los votos obtenidos en la elecciones sindicales. CGT considera que la reforma que pretende el Gobierno francés solo es válida si es aprobada por la mayoría de los trabajadores. Actualmente ningún acuerdo con las empresas es válido si un sindicato sólo representa a ese 30% de los trabajadores, a menos que haya conseguido mas del 50% en unión con otros sindicatos para poder hacer uso de sus derechos laborales.

Comentarios - Diario de Transporte no se hace responsable de los comentarios particulares

Diario de Transporte

Diario de Transporte