¡No puedo, no puedoooo!. Opinión de Esteban Rivera

Te das una vuelta por los grupos, los foros y la cantidad de estupideces e incongruencias y es de traca. Resulta que hay algún exaltado ignorante atacando a las cooperativas de alquilados esgrimiendo su ilegalidad y su fraudulenta actividad, llamándolos ” falsos autónomos “.

Bien ,en todo caso serán” falsos asalariados”. Además ni son ilegales ni fraudulentas, con la ley y la normativa en la mano nada se puede hacer, otra cosa es su ética, su profesionalidad y lo que esconden detrás. No me jodas que alguno hasta hace patéticas huelgas de no se qué, ¿De dignidad? Simplemente y sin defender esta actitud empresarial, laboral o social, apuntar que estos cooperativistas y cooperativas pagan impuestos, cotizan a la seguridad social y a un nombre u otro cumplen los requisitos de transportes para ejercer la actividad. Si luego no sacan ni para tabaco o trabajan a precios de risa sera su problema, allá ellos.

“En definitiva pagan”. Otro gallo cantaría si el acceso a la profesión no fuese tan restrictivo y con tanto tufillo mafioso y nuestros jóvenes pudieran seguir el oficio de sus padres o acceder a la profesión sin tantas trabas, seguro que muchos cooperativistas no lo serian. Otro “entendido” del sector hace un apunte, de dudoso intelecto, afirmando que el mercado lo patean los autónomos bajando los precios. Claro, que no piensa que el autónomo -el de verdad- tiene que pagar el camión y la plataforma (que vale más que su casa y lo paga en cuatro años, no como el que necesita 30), además de los tributos, la seguridad social, los gastos de explotación y llevarse un sueldo y eso no encaja con la versión del “entendido”. Quizás porque en su corta visión del sector cree que todos los autónomos trabajan para flotistas y son todos como esos autónomos de pega que trabajan para las logísticas en exclusiva que no es mas que otro falso asalariado. La realidad es bien distinta y el autónomo o empresario individual trabaja con sus propios clientes y a unos precios claramente superiores a los del flotista porque el flotista no compite con el en las pequeñas empresas.

Ahora viene el otro “legislador letrado”, diplomado en 500 grupos y que normalmente pertenece a uno de esos sindicatos que no hacen nada y son tan aficionados al marisco, lanza un acalorado ataque a los flotistas que crean empresas buzón en el extranjero, llenan nuestro país de extranjeros y bla,bla,bla. Claro, que no se da cuenta que en este país el empresario serio, legal y profesional existe y que por cada flotista explotador y chanchullero hay mil empresarios honrados que luchan cada día contra estos flotistas desde la legalidad. La culpa de que el flotista tenga esta actitud mafiosa es en primer lugar de la administración española y en segundo lugar, de la Comunidad Europea por ampliar y admitir a países que claramente no deberían estar dentro dado su bajo nivel de vida, su falta de impuestos y salarios acorde con el resto de países.

En una cosa si coinciden la mayoría, el bajo salario, los abusos de los patrones en los horarios, las cargas y las descargas, las dietas y los fines de semana. Pues sencillo, si tu aceptas trabajar como un esclavo cobrando por debajo del convenio y realizar labores que no te corresponden y encima sin cobrar es que eres tonto del culo. Luego la contestación es que el rumano lo hace, el extranjero lo hace y mas traca. ¡Joder que bonito andar echando la culpa a los demás!, con la coletilla de que el rumano, el extranjero en general, vino en su mayoría a trabajar por que cuando escaseaban los chóferes a ti el tener el carnet de conducir te parece un titulo universitario con halo de marquesado y los empresarios se cansaron de: “Yo por ese dinero me quedo en la cama”, “yo los domingos no salgo”, “o me pagas mas o me voy” y otras flores que soltabas por tu linda boquita. A esto hay que sumarle el montón de pisapedales y come mundos que no tenían ninguna salida laboral, con muy poquitas luces que acudieron al sector sin tener ni puñetera idea y sin ninguna profesionalidad. El apunte final es que los chóferes pata negra y profesionales de verdad cobran un buen salario y no les falta trabajo, cuando no están contentos con las condiciones se van, y no tienen problemas para enganchar en otro sitio.

Pues cuando todos los perros ladradores se cansen de ladrar, le den un poco de marcha a su aburrida y solitaria neurona y se den cuenta de que el problema solo es el que hay que acabar con los ilegales empezaremos a ver algo de luz. El problema principal es que mientras haya transportistas ilegales del Este trabajando sin pagar impuestos, trabajadores contratados en empresas buzón (generalmente del Este) con salarios incluso por debajo de la mitad que un español, portugués o italiano; mientras el acceso al mercado, el salario mínimo del chófer y los derechos laborales de países miembros no sean equiparables y similares no hay nada que hacer.

El problema no son los extranjeros, las cooperativas, los autónomos o los flotistas. Son los extranjeros, las cooperativas, los autónomos y los flotistas” ILEGALES”. La palabra “compañero” no debería ser usada con tanta ligereza. “Compañero” es un calificativo que poquitos tienen el honor de merecer.

(En Diario de Transporte publicamos las opiniones de aquellas personas que desean hacerlas públicas. Si quieres que publiquemos tu opinión puedes mandarla al correo electrónico: [email protected])

Comentarios - Diario de Transporte no se hace responsable de los comentarios particulares

,

Los comentarios están cerrados

Diario de Transporte

Diario de Transporte