120x600_Disney_AlwaysOn

Megabanner cabecera T2O

Un Juzgado anula una multa al atribuir el positivo por drogas a un analgésico

La mañana del 8 de febrero de 2015 cuando iba al volante de su coche de camino al trabajo, la Guardia Civil de Tráfico paró en la PO-549 en Cambados a un vecino de esa localidad que fue sometido a un test salival de tóxicos que dio resultado positivo en opiáceos.

Aquello derivó en multa de 1.000 euros con pérdida de 6 puntos del carné por circular con un vehículo “con presencia de drogas en el organismo”, sanción que, pese a las alegaciones del conductor en vía administrativa, fue confirmada por la Jefatura Provincial de Tráfico de Pontevedra. Pero tras ir a la vía judicial, el hombre ha ganado la batalla. El Juzgado de lo Contencioso-Administrativo 3 de Pontevedra ha estimado su recurso, anulando la resolución sancionadora.

¿El motivo? La clave es que el recurrente aportó un informe de una doctora de Urgencias del día de la multa que arroja que el hallazgo positivo “se justificaría” por el fármaco para el dolor -Neobrufen Codeína- que tomó durante 20 días por prescripción médica y que la noche anterior a la multa también ingirió -un comprimido- por molestias lumbares.

“Con el informe médico aportado por el recurrente en vía administrativa se habría demostrado, suficientemente, que por un margen temporal previo de 20 días dentro del total del mes inmediatamente anterior a la fecha de la denuncia, se le prescribió, por un facultativo médico, un medicamento cuya ingesta continuada durante ese tiempo pudo haber originado el hallazgo positivo en el test salival de detección de drogas”, argumenta la magistrada, que agrega que “no consta” que la ingesta de ese fármaco conllevase la advertencia “de que no podía o no debía conducir un vehículo durante el tratamiento”.

Pruebas

En su resolución, la juez reprocha a Tráfico que pese a este informe médico que le aportó el conductor “no se hace siquiera una mínima valoración” sobre el mismo, “ni por la instructora del expediente ni por el órgano resolutor”. Y añade que además se “denegó” la prueba que solicitó el hombre “a fin de contrastar si ese nivel de opiáceos en la prueba de detección (en su saliva) […] podría considerarse debido a la ingesta de medicación”.

Y es que para la magistrada, con las conclusiones de esa doctora el recurrente “habría conseguido poner en duda” que era merecedor de la sanción. “Duda que no se intentó despejar debidamente durante la instrucción [administrativa] del procedimiento”, advierte, prosiguiendo que “ni siquiera se le ofreció una respuesta motivada, analítica bastante, razonada al expedientado” de por qué no se tuvo en cuenta como prueba el referido informe.

“Lo dicho conduce a la estimación de este recurso por vulneración del principio de tipicidad ya que no se habría asegurado por la Administración, en el expediente, que la conducta realmente acreditada [al conductor] fuera susceptible de sanción”, se señala. La sentencia, firme, condena a la Jefatura de Tráfico a devolver al recurrente el importe de la sanción y a dejar sin efecto la detracción de los 6 puntos. La abogada del conductor, Estrella Piñeiro, con despachos en Cambados y Madrid, valoró positivamente la sentencia, señalando que además del importe de la multa, a su cliente también deberán abonarle los intereses.

Fuente: farodevigo.es

Comentarios - Diario de Transporte no se hace responsable de los comentarios particulares

, ,

Los comentarios están cerrados

Diario de Transporte

Diario de Transporte