Caciquistán. Opinión de Esteban Rivera

Que España es un país de contrastes y de es una realidad constatable en todos los ámbitos, político, futbolístico, cultural, etc..

Como es de esperar el sector del transporte por carretera no escapa a este contraste. Los caracas, arcaicos, trasnochados y caducos empresarios, autónomos, choferes se encuentran en este momento enfrentados a los los empresarios, autónomos y choferes que vienen empujando o adaptándose con visión de futuro y cultura mas europea a los nuevos aires del transporte.

Es innegable el cambio coyuntural y de modernización del transporte por carretera a raíz de la entrada de España en la comunidad Europea, el intentar estar al margen de los nuevos aires de liberalización del sector o intentar mantener normativas unilaterales no es factible y mucho menos realista. Nuestro pais es el mas restrictivo en el acceso al mercado de nuevos transportistas y esto va en detrimento de los nacionales y en beneficio claro de las practicas cada día más comunes de evitar estas restricciones y trabas.

La creación de cooperativas, el famoso alquiler con trabajo y la llegada de camiones de otros países a trabajar en suelo español son la consecuencia de esta cerrazón, por parte de los transportistas españoles, sus asociaciones y los responsables del Estado en materia de transportes. Esta cerrazón solo beneficia al gran empresario que tiene una autorización nueva por cada vehiculo que incorpora, a los cooperativistas y a los compraventas de autorizaciones.

La solución es adaptar el acceso a la profesión a una formación y exigencias administrativas mas orientadas a la profesionalizacion y la modernizacion del mercado que al fomento del trapicheo y el chanchulleo actual.

Los que compraron una tarjeta en el mercado negro con la esperanza de sacar un dinero en su retiro de la actividad ponen el grito en el cielo ante la liberalización del sector (hala para el Estado que para eso os dan dinerito), los que por su falta de ética profesional han trabajado a precios de risa basando su beneficio en los módulos ahora ponen el grito en el Cielo ante la desaparición de este sistema contributivo, los que se convirtieron en falsos asalariados que se rieron de los que tenían que cumplir los requisitos de capacitación, tarjeta propia o tres vehículos, ahora ponen el grito en el Cielo porque ahora se les acaba el chollo y tendrán que pagar como asalariados.

Bueno pues os llegó la hora, bastante habéis defraudado al resto con los chanchullos en las tarjetas en negro, vivir del IVA y alquilaros alegremente. Ahora a trabajar en igualdad de condiciones, a estudiar una titulación y a competir por profesionalidad y esfuerzo y con artimañas variadas. A llorar como plañideras por no haber hecho las cosas bien creyendoos mas listos que el resto.
¡Buena ruta y buena suerte!.

Comentarios - Diario de Transporte no se hace responsable de los comentarios particulares

Diario de Transporte

Diario de Transporte