Saltar o morir en Estocolmo (las noticias más leídas)
EXCLUSIVA

DUMPINGCLAUDIARUMANIA

Talento Truck.- A menudo he leído cosas como “por qué no te quedaste a luchar por mejorar el transporte aquí en vez de marcharte?” o “Yo sólo emigraría en caso de extrema necesidad” y es por esto por lo que lanzo este post.

España por lo general recibe una inmigración de baja cualificación y con unas procedencias que suelen ser de baja pretensión económica y como estamos acostumbrados a ver esto,tendemos a pensar que la clase trabajadora emigrante que deja España es igual pero no es así. Los españoles que emigran al extranjero suelen viajar a países ricos llevándose una alta cualificación bajo el brazo y haciéndola servir en los países receptores que no pagaron esta formación por lo que esto de “me iría si no hubiese más remedio” para los españoles no tiene sentido alguno.

LA FÁBULA DE LA RANA.

Pondremos una rana en un cazo y comenzaremos a calentar el agua.Si la velocidad de calentamiento de la temperatura del agua es menor de 0,02 º/minuto la rana se queda quieta y se muere al final de la cocción. Mientras que a mayor velocidad la rana salta y escapa.

Lo que viene a concluir que si echamos una rana en una olla con agua fría y lentamente vamos calentando el agua puede llegar a hervir y morir sin darse apenas cuenta de ello. En cambio si echamos la rana al agua ya caliente, ésta pegará un salto evitando el peligro.

Algo parecido experimenté antes de tomar la decisión de saltar a este lado del charco y es que el agua se calentó para mi quizás más rápido y lo noté, pero al igual que yo no culpo al que está a gusto en agua hirviendo o que no lo pasa mal en esta crisis y por tanto su agua está templada,espero que no se me condene por evitar una muerte por cocción.

Un día reclamando en la oficina unas cantidades por unas horas realizadas existía una discrepancia entre mi jefe y yo y estaba otro chófer (canadiense) por allí rondando.Al enterarse de que era lo que pasaba, reclamó con la voz alzada a mi jefe el pago de lo que yo hablaba de manera más que enérgica, maleducada y al ver a éste compañero más tarde le dije ,”gracias por lo que has hecho por mi” a lo que respondió,” yo por ti no haría una mierda, si tu cobras menos hoy, mañana yo estaré sin trabajo”.

En España no solo hemos aprobado dos reformas laborales (2010 Zapatero y 2012 Rajoy) con el beneplácito de una anestesiada clase trabajadora sino que mientras se creaba el caldo de cultivo para la vulneración de los derechos por los que nuestros abuelos murieron, nosotros nos reíamos de los inmigrantes en vez de dar un paso al frente y no permitir los abusos.

Ahora, una vez que el mal no tiene un remedio a corto plazo, no sólo no nos damos cuenta de que esto es así y aunamos fuerzas con los demás trabajadores sin tener en cuenta la procedencia ni el color de su piel para enfrentarnos al que oprime nuestro cuello sino que seguimos poniendo como causa la inmigración en vez de darnos cuenta que no son causa sino efecto de unas políticas anti-éticas y devastadoras contra los derechos laborales y por tanto, la inmigración en su gran mayoría es víctima y no verdugo y podrían ser parte de las fuerzas que hagan frente común contra la explotación.

Veo campañas por un transporte digno, contra el dumping, la deslocalización y también reclamando salarios justos, seguridad en las áreas de servicio o parkings, delimitación de competencias (cargas/descargas por el chofer), salarios justos etcétera y también veo que los que promueven implementar estas mejoras se desesperan ante el aletargamiento y pasotismo de el beneficiario de estas reclamaciones pero el estudiado aumento de la temperatura hacen a la rana morir por cocción y hay dos opciones o se salta del agua para huir o cortar el origen del calor que acabara matándonos.

EL SÍNDROME DE ESTOCOLMO LABORAL

Este trastorno psicológico aparece en individuos que han sido sometidas a torturas o privación de libertad por un periodo prolongado y se manifiesta cuando la víctima compadece a sus captores y se alinea con sus ideales.

En Europa cada país tiene sus propias reglas y que además no hay unos salarios y derechos/deberes tipo UE, es decir, que un británico gana por el mismo trabajo el doble que un español y que un sueco gana 6 veces lo que un lituano pero que ropa, combustible, alimento, etcétera nos cuestan lo mismo.

Cuando cuentas esto en EEUU flipan.

El americano al no estar bajo el influjo o intoxicación de el síndrome de Estocolmo, comprende de una tacada cuál es el mal y cuál la solución y no comprende como hemos permitido esa Europa. Sólo con una medida se cortarían todos los problemas antes mencionados y es LA HOMOGENEIZACIÓN DE SALARIOS EN LA UE pues de otro modo las ranas seguiremos saltando a aguas más frescas o muriendo por cocción.

Comentarios - Diario de Transporte no se hace responsable de los comentarios particulares

Diario de Transporte

Diario de Transporte