Evo Morales anuncia la creación de empresa estatal de transporte en respuesta a la huelga.

El presidente de Bolivia, Evo Morales, anunció hoy la creación de una empresa estatal de transporte pesado para la importación y exportación de mercancías, tras seis días de bloqueos en todo el país y en las fronteras protagonizados por ese sector en protesta por las normas tributarias que deben cumplir.

“Hemos decidido (que) el Gobierno nacional, el Estado va a fundar su empresa de transporte pesado para las importaciones y las exportaciones”, dijo Morales durante un discurso en el Palacio de Gobierno con motivo del inicio de la celebración del Carnaval. El mandatario lamentó “mucho” que “algún pequeño sector del transporte pesado” esté “perjudicando la fiesta”, en referencia a los bloqueos que mantienen los transportistas en las principales carreteras y en puntos fronterizos.

Las medidas de protesta de los transportistas impiden la comunicación entre varias capitales bolivianas y también amenazan con afectar a la llegada de visitantes a la ciudad de Oruro, cuyo vistoso Carnaval es el más afamado de Bolivia y está declarado Patrimonio Oral e Intangible de la Humanidad por la Unesco. “Hemos pedido diálogo, nos han pedido que mandemos una carta y hemos enviado una carta para suspender (los bloqueos) y pasar esta fiesta porque el pueblo se divierte”, refirió Morales.

Destacó el aumento de las importaciones y las exportaciones durante su gestión y consideró que la nueva compañía estatal de transporte “va a ser otra empresa que genere divisas para el pueblo boliviano”. “No quiero pensar todavía que (la protesta) es una agresión económica y política que viene bajo la instrucción de algunos hermanos que se escaparon de Bolivia hacia Estados Unidos. Hemos revisado algunas instrucciones que vienen de allá y dicen (que) hagan conflictos para perjudicar a Bolivia”, denunció el mandatario.

Aunque los transportistas bolivianos anunciaron el jueves una tregua en sus medidas de presión, finalmente los bloqueos continuaron esta jornada en numerosos puntos del país y provocaron la suspensión de salidas en las terminales de autobús de La Paz y Cochabamba (centro). Los dirigentes de la Cámara Boliviana de Transporte Nacional e Internacional, que agrupa a los propietarios de unas 1.200 empresas que manejan 17.000 camiones, reclaman nuevas reglas tributarias para el sector del transporte pesado y exigen que se les permita descargar el pago de tributos con facturas de consumo de todo tipo y no solo las que se refieren a su actividad, como actualmente sucede. El Gobierno sostiene que no se puede aceptar la demanda de una reforma tributaria porque implicaría una pérdida para el Estado de unos 71 millones de dólares anuales ( 63 millones de euros.)

Agencia EFE Bolivia.

Comentarios - Diario de Transporte no se hace responsable de los comentarios particulares

Diario de Transporte

Diario de Transporte