Transporte ADR: el transporte de mercancías peligrosas

Los transportes de mercancías peligrosas son algo que preocupa a la sociedad desde hace tiempo. Casos como el “prestige” o el reciente vuelco de un camión de MMPP (Mercancías Peligrosas) en la A-7 a la altura de Lorca ponen de manifiesto que existe una gran inquietud por este tema, pero también bastante desconocimiento. Debido a ello, nos proponemos enseñarte cuál es el trabajo de una empresa de transporte ADR.

Lo primero de todo, ¿qué significa “ADR”? Estas siglas hacen referencia a “Acuerdo Europeo sobre Transporte Internacional de Mercancías Peligrosas por Carretera”, por lo que una compañía que tiene este oficio se encarga de evitar los riesgos que suponen transportar tales productos peligrosos. A su vez, los transportistas ADR están formados para proteger las mercancías de sus clientes y velar por la seguridad tanto del personal como del medio ambiente en lo que dura su jornada.

Por otra parte, es interesante conocer qué tipo de mercancía recibe la calificación de “peligrosa”. Son productos, materias o distintos objetos cuyo transporte se prohíbe expresamente por la ley, y que solo se autoriza mediante la regulación ADR. Por lo tanto las mercancías peligrosas son aquellas que al ser transportadas suponen un riesgo real para la población, los bienes del lugar, la empresa y el medioambiente. Gracias al acuerdo ADR la transferencia de estos materiales está regulada por carretera y empresas como Bdtrans realizan una buena praxis en este sentido.

El acuerdo está regulado también por cada país y es de obligado cumplimiento. En el caso de España se revisa cada dos años con el fin de vigilar la aparición de nuevos materiales susceptibles de ser considerados como MMPP, así como la introducción de cambios en el etiquetado y los tipos de vehículos certificados para cargar con tal mercancía.

De hecho, el programa ADR actual existe desde 2011, año en el cual se especificaron sus regulaciones: qué materiales son peligrosos, qué proceso se lleva a cabo en la carga y descarga, qué vehículos están autorizados para portar la carga y cómo se construyen las cisternas, la documentación necesaria para realizar el transporte y el etiquetado de la mercancía. Y por último y como ya hemos mencionado, qué productos, materias o bienes se consideran peligrosos y se pueden transportar por carretera.

En un entorno tan cambiante, las compañías de transportes de mercancías peligrosas requieren de una plantilla de empleados con la formación adecuada. Estos trabajadores han de saber responder a las demandas, conocer la normativa en vigor y los procedimientos utilizados en la manipulación de tales materiales.

Finalmente, esos materiales son clasificados a su vez en once clases: gases, líquidos inflamables, materias sólidas inflamables, materias susceptibles de inflamación espontánea, materias con gases inflamables al contacto con el agua, materias comburentes, peróxidos orgánicos, materias tóxicas, materias infecciosas, materias corrosivas y otros objetos de diversa peligrosidad.

Teniendo en cuenta todo esto se llama la atención sobre las empresas de transporte ADR, tan necesarias como vigiladas con el fin de no poner en riesgo la salud pública y medioambiental.

Comentarios - Diario de Transporte no se hace responsable de los comentarios particulares

, , , ,

Los comentarios están cerrados

Diario de Transporte

Diario de Transporte