Los agricultores franceses atacan a un camión de Lorca y vuelcan la carga.

La patronal murciana del transporte denuncia la «actitud pasiva» de la Gendarmería frente a las amenazas sufridas por el chófer, que salió ileso.

La empresa lorquina de transportes Ruiz y Navarro denunció ayer el ataque sufrido en Francia por uno de sus camiones, que fue asaltado por un grupo de agricultores galos que detuvieron la marcha del vehículo, amenazaron al conductor y esparcieron la carga por la autopista. El incidente, que trascendió ayer a raíz de la denuncia de la firma lorquina, tuvo lugar el martes por la mañana en la población de Arlés, en una salida de la autopista de peaje A-54, según informó el propietario de la empresa de transportes, Victoriano Ruiz.

Los atacantes obligaron al conductor, «bajo amenazas», a detener el vehículo y seguidamente le instaron a abandonar la cabina y a abrir las puertas del semirremolque. En ese momento, el grupo de productores franceses sacó al exterior los cuatro palés más próximos a la puerta y vertió su contenido sobre la carretera. El vehículo transportaba verduras y cítricos hasta Viena (Austria) y su carga era de 18 toneladas, que se dan íntegramente por perdidas, ya que los atacantes vaciaron a continuación un extintor de incendios en el interior del remolque.

Toda la mercancía quedó contaminada por el polvo del extintor, según quedó acreditado durante el peritaje. Ruiz confirmó que el conductor denunció el asalto en una gendarmería de Marsella. La Oficina Comercial de España en Francia anunció a la empresa de Lorca que hoy será formalizada una «reclamación y una protesta» ante las autoridades francesas por parte del embajador de España.

El caso también fue comunicado a la Federación Regional de Organizaciones Empresariales de Transporte de Murcia (Froet), que ya denunció el 23 de julio el ataque sufrido por un camión frigorífico, que se disponía a coger la A-10 para llevar hasta Inglaterra una carga de 21 toneladas de cerdo. El vehículo pertenecía a la empresa murciana El Mosca y el asalto lo protagonizó también un grupo de agricultores, en la E-62, al norte de Poitiers (Francia). Pero en aquella ocasión, a diferencia de esta, el chófer fue golpeado por negarse a abrir el vehículo, y sufrió varias contusiones y una costilla rota. Esta vez, por suerte, los agricultores galos no emplearon la violencia, se limitaron a insultar y amenazar al chófer.

El vehículo tampoco sufrió daños y las pérdidas se limitaron al cargamento de productos hortofrutícolas con parada final en Austria. Algunas fuentes apuntaron a la posibilidad, no confirmada, de que el camión perteneciera a una compañía de Puerto Lumbreras.

El presidente de Froet, Pedro Díaz, denunció ayer que lo peor de estas situaciones es que «la Gendarmería francesa presencia los ataques y no actúa ni en defensa del conductor, ni del camión, ni de la carga». Díaz sostuvo que en todo momento mantienen una «actitud pasiva».

Los dos principales pasos que utiliza la flota regional de camiones son los de La Junquera, para dirigirse a Italia, Francia y Países Bajos, y la de Irún, con destino a Inglaterra, París y el norte de Holanda. Díaz confirmó que «hacía tiempo que no se producía ningún incidente». Es más, apuntó a que en estas fechas no son habituales estas situaciones y se mostró extrañado por lo sucedido. «Las protestas de los productores iban dirigidas contra el Gobierno francés y ahora mismo no estaban coincidiendo nuestros productos con los suyos. Nunca había problemas con la verdura».

La Verdad.es

Comentarios - Diario de Transporte no se hace responsable de los comentarios particulares

Diario de Transporte

Diario de Transporte