Guardia Civil de Tráfico y GNR lusa mueven sus patrullas a los dos lados de la frontera

La delgada línea fronteriza entre Ourense y Portugal se debilitará este año un poco más. La presencia de patrullas de la Guardia Civil de Tráfico y de la lusa GNR Trânsito a muchos kilómetros de su ámbito natural es una de las novedades que ha traído esta semana santa.

La «Operação Páscoa» y el «patrulhamento e a fiscalização rodoviária» de estas fechas ponen la guinda al trabajo de colaboración entre dos cuerpos que comparten objetivos en cuanto a la prevención de siniestralidad vial, el control y la mejora de la circulación. La fluidez de las relaciones, fruto de años de contactos y reuniones durante los últimos años, ha alcanzado en estas fechas un nivel de visibilidad antaño impensable.

Los primeros sorprendidos fueron ayer los conductores portugueses que desde primera hora de la mañana encontraron patrullas de sus GNR Trânsito en San Cibrao, en Celanova, en Xinzo y en Verín. Como si no hubieran cambiado de país. En otro sentido, la presencia de efectivos de la Guardia Civil de Tráfico más allá de Feces de Abaixo, A Madalena o Ponte Barxas, llevó a algún ourensano a preguntarse si se había equivocado de carretera y aún no había conseguir salir de la provincia.

Cuatro días seguidos

Los controles y acciones puntuales entre los efectivos de ambos cuerpos policiales son algo relativamente frecuente en la provincia de Ourense. Casi siempre se plantean sobre programas concretos. Esta semana, sin embargo, se ha dado un salto importante con la ordenación de un plan concreto que se desarrollará hasta la medianoche del domingo al lunes, con patrullas conjuntas a los dos lados de la frontera. Los objetivos que se persiguen son los mismos: alcohol, documentación, velocidad, cinturón de seguridad, teléfono móvil…

El notable incremento de tráfico que año a año se produce en estas fechas, con gran número de desplazamientos en uno y otro sentido, en unos casos cortos entre Galicia y el norte de Portugal, pero también como lugar de paso hacia destinos más alejados del turismo de vecindad, animó un acuerdo de colaboración entre la Dirección General de la Guardia Civil y el Comando Geral de la Guardia Nacional Republicana (GNR) lusa. Se asienta ese plan sobre la seguridad, la prevención y la búsqueda de una mayor fluidez del tráfico.

Dos patrullas de cada lado

Habituales como son los contactos de los destacamentos de tráfico de la Guardia Civil de Ourense y Verín con los vecinos portugueses, con un grado de conocimiento personal que favorece la comunicación, el plan de trabajo incluye a dos patrullas de ambos lados. Distintos uniformes y distinto idioma, pero idéntico objetivo y normativa con matices. Al ourensano que llegue al punto de verificación/fiscalización en carreteras de Portugal lo atenderá el guardia civil del destacamento de Verín o de Ourense. Y el portugués que encuentra a sus guardias en Celanova, como ayer, creerá que sigue en su país. Con apoyo permanente y la garantía de que a uno y otro lado se aplica la legislación propia, todos esperan buenos resultados. Para los casos en los que se detecten infracciones y haya que formalizar denuncias, serán los agentes de cada país los que se encarguen de su tramitación.

Fuente: lavozdegalicia.es

Comentarios - Diario de Transporte no se hace responsable de los comentarios particulares

, , ,

Los comentarios están cerrados

Diario de Transporte

Diario de Transporte