El show de camiones de la Ciudad de Christchurch, en Nueva Zelanda. Fotos

Silvia Parra.– Nueva Zelanda es de los pocos países del mundo que puede presumir de tener en sus carreteras camiones americanos, europeos y japoneses por igual. Cuando se reúnen en un Trucking Show la variedad es la nota principal y los camiones clásicos no faltan.

De las dos islas principales que componen el país la isla sur es la más grande y la menos poblada. Quizás por eso cuando la ciudad más importante, Christchurch, reclama a sus camioneros para el show anual en octubre acuden en masa con llantas pulidas y carrocería abrillantada con ceras.  Nadie necesita hacer publicidad, todos en el mundo de la automoción la conocen. Y el resto de ciudadanos sabe que debe haber una reunión camionera cuando la urbe se ve invadida una tarde por cientos de vehículos pesados desde todos los rincones de la isla.

NUEVAZELANDA1   NUEVAZELANDA2    NUEVAZELANDA3

El show, que este año se llevó a cabo en los terrenos del Museo de las Fuerzas Aéreas, no sólo es una reunión de enamorados y curiosos: Es una excusa para pasear con la familia. Como en cualquier show del país hay concursos, regalos y zonas de juegos para los más pequeños.  Con la escasez de camioneros que afronta Nueva Zelanda desde que en 2011 una terremoto dañara la ciudad que está siendo reconstruida, muchos bromeaban hoy con el tema de “atraer sangre joven”. Hoy los niños revoloteaban entre los camiones, pedían subirse a ver la cabina, perseguían a los mayores que llevaban camiones teledirigidos, jugaban con camiones de juguete gratis en la zona arenosa para niños y sobre todo, pedían helados y dulces de los puestos ambulantes.

NUEVAZELANDA4   NUEVAZELANDA5    NUEVAZELANDA6
Al otro lado, los camioneros estaban relajados sentados en la hierba poniéndose al día de las aventuras y chismorreos del mundo del transporte compartiendo unas latas de cerveza.
Algunos puestos vendían material especializado mientras las autoescuelas intentaban cazar nuevos estudiantes y las empresas más prestigiosas a nuevos conductores. Hasta el ejército estaba presente con vehículos pesados todo terreno atrayendo a posibles reclutas entre los curiosos. Los postres se acabaron durante la mañana y la cafetería agotó las tradicionales empanadas de carne como no podía ser de otra manera habiendo una reunión de camioneros.

NUEVAZELANDA7   NUEVAZELANDA8    NUEVAZELANDA9

El día acompañó aunque el viento siempre está presente en Nueva Zelanda. Entre los camiones europeos destacó el nuevo Volvo Globetrotter con una cabina enorme para ser europeo. El Iveco Powerstar con morro ha entrado muy fuerte en el mercado, así como los DAF y los MAN. Los Scania han sido siempre los camiones europeos preferidos y el más raro de ver es el Renault Premium. El Renault Magnum no lo importan. Los camiones europeos que llegan al país son ya todos automáticos y los camioneros neozelandeses suelen burlarse de los compañeros que los conducen, entre la envidia por la comodidad y la sencillez de la conducción.

Estéticamente los camiones americanos son los más celebrados, tanto las líneas clásicas y rectas como las más modernas y aerodinámicas. Kenworth y Western Star han sido tradicionalmente los más importados, pero los Mack y los International también son fáciles de ver por las carreteras “kiwis”. Empiezan a entrar los Caterpillar y más Freightliners. No acostumbran a verse Peterbilts por el país.

NUEVAZELANDA13   NUEVAZELANDA12    NUEVAZELANDA10

Desde hace ya un par de años entran todos automáticos. pero la mayoría de los vehículos americanos de aquí llevan cambios manuales “Eaton Fuller Roadranger” con las mismas 18 marchas que los europeos tradicionales pero con un embrague no sincronizado, lo que puede se la peor pesadilla del conductor novato. Parte del problema de escasez de camioneros en el país se debe a que las pocas autoescuelas que hay dan las clases prácticas al alumno con un automático y luego ninguna empresa quiere fichar al recién calificado camionero porque no sabe cambiar de marchas ni sincronizado ni sin sincronizar.

Respecto a los camiones japoneses sin duda son los reyes del camión rígido ligero. Las apuestas por tractoras y camiones de más caballaje están empezando a dar resultado. Con unas cabinas que imitan a los europeos por su estilo compacto y con un cambio de marchas manual americano o directamente automático, están apostando por los caballos para atraer la atención de las empresas. Entre 500 y 700 caballos a muy buen precio , los Hino (de Toyota) y los Fuso (de Mitsubishi) lideran a las compañías japonesas. Algo más humilde es Isuzu que se conforma de momento con vender rígidos ligeros y semipesados.

NUEVAZELANDA14  NUEVAZELANDA15    NUEVAZELANDA16

En el show hubo varios clásicos de los años 50 y 60 de Ford, Chevrolet, International y White. Este año no acudió ningún camión británico Foden ni ERF, la primera compañía fundada por Edward Foden y la segunda por su hijo Edward Richard Foden. Ambas duraron en torno a los 150 años y acabaron hace un decenio. Muchos granjeros continúan usando estos camiones rígidos que heredaron con la granja y durante el verano y el otoño no es difícil encontrarse con ellos por cualquier nacional seguidos de una larga fila de autocaravanas de turistas, neozelandeses de paseo y otros camiones modernos cuyos conductores adoran verlos en los shows, pero no compartiendo la ruta.

Comentarios - Diario de Transporte no se hace responsable de los comentarios particulares

,

Los comentarios están cerrados

Diario de Transporte

Diario de Transporte