Contra una N-I que une “con sangre y asfalto fundido” Burgos y Miranda

NIBURGOS

La Plataforma de Vecinos Afectados por la N-I concentra a 300 personas en recuerdo de José Ramón López, sexta víctima mortal. Los bomberos del Parque de Burgos se suman a la protesta y recuerdan que son cinco los compañeros que han perdido la vida la “maldita N-I”. La liberalización inmediata de la AP-1 sigue siendo la principal reivindicación, pero también el desvío de camiones con bonificaciones totales.

José Ramón López ha sido el último, que no él único bombero del Parque de Burgos cuyos sueños se han quedado sobre el asfalto de la N-I. Por ese motivo, sus compañeros han sido los encargados de leer esta tarde el manifiesto con el que, sumándose a la petición de la Plataforma de Vecinos Afectados por la N-I, se exige al Gobierno central al liberalización inmediata de la AP-1, así como la programación de las obras que serán necesarias para adaptar la vía a su nueva condición de autovía, con un tercer carril y varios accesos nuevos.

Alrededor de 300 personas han respondido a la convocatoria, en la que también se ha contado con la presencia de motoristas, ya que José Ramón perdió la vida el pasado viernes cuando su moto chocó contra un camión, en Quintanalla. Se convirtió de este modo en la sexta víctima mortal de la N-I en lo que llevamos de año. Una carretera que une Burgos y Miranda, “lamentablemente cada poco tiempo”, con “charco de sangre y de asfalto fundido”, ha asegurado Rafael Sedano, el compañero bombero de Burgos.

A lo largo de sus ochenta kilómetros, se “podría cincelar en cada uno de sus hitos kilométricos el nombre de un fallecido”, y aún así quedarían ochenta nombres que asignar a otros tantos puntos negros, ha insistido. Y es que para el servicio de extinción de incendios la nacional no es una vía más. “Es un macabro escenario habitual” en el que los profesionales, “con lo mejor de su saber”, tienen que excarcelar a las víctimas de los numerosos accidentes de tráfico, “tratando de desdibujar la muerte de este cuadro de horror y drama”.

El Parque, tocado
Además, Sedano ha recordado que José Ramón López es el último de una lista de compañeros que han perdido la vida en la N-I, compuesta por Félix, Agripino, Santiago y Elías. “Todos ellos han perdido sus sueños en esta maldita N-I”, único tramo entre Madrid e Irún que no está desdoblado, único tramo que cuenta con una obsoleta nacional y una autopista de peaje. Los bomberos de Burgos han insistido en que la obligación de los políticos es hacer la vida de los ciudadanos “más confortable, fácil y segura”, y la nacional I no reúne ninguna de estas características.

Por ese motivo, el Parque de Burgos se ha sumado hoy a la Plataforma de Vecinos Afectados “en su más que razonable petición”, exigiendo al Gobierno central que liberalice de manera inmediata la AP-1. La concesión de la autopista finalizará el noviembre de 2018, sin embargo la plataforma demanda bonificaciones totales para facilitar la derivación del tráfico pesado a la autopista. Recuerdan que la mitad de los 10.000 vehículos que circulan a diario por la N-I son camiones, y la mayor parte de los accidentes mortales les tienen a ellos como protagonistas.

Igualmente, la plataforma exige que se proyecten las obras que sean necesarias para adaptar la autopista a su nueva condición de autovía, construyendo un tercer carril y abriendo nuevos accesos. Una vez más, y como llevan haciendo durante todo el verano, los vecinos han insistido en que la N-I no solo está saturada de vehículos, sino que también presenta “deficiencias”, con un trazado obsoleto, señalización inadecuada y visibilidad deficiente, que la convierte en una de las carreteras más peligrosas de la provincia.

burgosconecta.es

Comentarios - Diario de Transporte no se hace responsable de los comentarios particulares

, ,

Los comentarios están cerrados

Diario de Transporte

Diario de Transporte