Ryanair trató a los pilotos "como robots" y no tenía interés en la seguridad - Diario de Transporte
120x600_Disney_AlwaysOn

Megabanner cabecera Diario de Transporte

Ryanair trató a los pilotos “como robots” y no tenía interés en la seguridad

Ryanair, pilotos, seguridad, empresa, aeropuertos,

Un antiguo piloto de Ryanair le dijo al Tribunal Superior que sentía que la compañía trataba a los pilotos “como robots” y que no estaba interesada en ningún problema que tuvieran, incluida la seguridad.

“Se olvidaron de nosotros como seres humanos, nos trataron como robots”, dijo Jean Francois Claes. “Fue por trabajo, no queremos saber nada de usted, ya sea por cuestiones personales o de seguridad, no queremos saber nada“, dijo.

Estaba presentando pruebas en el decimotercer día de la acción de la aerolínea por difamación contra los fundadores de Ryanair Pilot Group (RPG), Evert Van Zwol, John Goss y Ted Murphy. Niegan que un correo electrónico de septiembre de 2013 enviado por el RPG a los pilotos fuera difamatorio. El capitán Claes, que ahora trabaja para Transavia, dijo que se le advirtió que enfrentaría una posible destitución en relación con tres asuntos en los que dijo que actuó por preocupaciones relacionadas con la seguridad de vuelo.

El primero se relaciona con su negativa a extender el tiempo máximo de vuelo normal de 11 horas permitido en un día debido a la fatiga de él y su tripulación después de que aterrizaran en el aeropuerto de Santiago, en España.  Dijo que tenía que hacer seis vuelos ese día y debido a las demoras acumuladas durante todo el día, le preocupaba que él y su tripulación no podrían completar todos los vuelos dentro del tiempo permitido.

Pidió a las operaciones de Ryanair que contara con un equipo de reserva para una ejecución Madrid-Santiago, pero le dijeron que tendría que seguir yendo a Santiago. Cuando llegó a Santiago, decidió que debido a la fatiga estaba ejerciendo la discreción de su capitán para no regresar esa noche a Madrid ya que una vez en el aire estarían fuera del límite de tiempo de vuelo diario permitido. Un vuelo con 182 pasajeros fue cancelado.

Como resultado, se enfrentó a una investigación que dio lugar a una carta que le decía que su fatiga había sido su culpa por haber viajado desde Charleroi a Madrid dos días antes y que si volvía a ocurrir, se enfrentaría a medidas disciplinarias, incluida una posible destitución.

Le dijo a la corte que este no era el caso porque tenía dos días completos de descanso antes del incidente de Santiago y la fatiga fue el resultado de un día difícil y condiciones difíciles para el aterrizaje en Madrid.

Hubo un segundo incidente en el aeropuerto de Charleroi cuando la confusión sobre el desembarco de un pasajero en silla de ruedas llevó a los pasajeros a punto de abordar un vuelo a enojarse cuando les dijeron que no podían subir en esa etapa mientras se paraba bajo la lluvia en el fondo de las escaleras hacia el avión.

Esto se debió a que, dijo el capitán Claes, era contrario a los procedimientos permitir el abordaje de un avión si no habían desembarcado todos los pasajeros anteriores y llevado a cabo un control de seguridad. El capitán Claes dijo que hasta 20 pasajeros se enojaron y algunos comenzaron a gritar y hacer gestos. Decidió por su propia seguridad desembarcar y se encontró a otro piloto que pilotaba el avión. Creía que no se podía tratar llamando a la policía del aeropuerto porque Charleroi era un aeropuerto pequeño y este era un gran grupo de personas enojadas.

Nuevamente fue advertido de que enfrentaría una acción disciplinaria, aunque dijo que explicó que creía que su decisión era correcta desde el punto de vista de la seguridad.

El capìtán Claes dijo que otra vez lo amenazaron con una acción disciplinaria y que lo demandaron después de que envió una carta a través del sistema de comunicaciones interno de Ryanair planteando una serie de preguntas relacionadas con la seguridad, incluida la política de reabastecimiento de combustible de la aerolínea. Se sintió hostigado e intimidado por la reacción y retiró algunas de las preguntas que planteó a causa de esto.

Darrell Hughes, gerente de recursos humanos de Ryanair, quien fue llamado para tratar algunas de las pruebas de Captn Claes, dijo que no se tomaron medidas disciplinarias contra Captn Claes y que se le dio el “beneficio de la duda” sobre el incidente de Santiago. Sin embargo, la compañía creía que debería haber podido completar su tarea durante el día, ya que significaba solo ocho minutos más allá del límite de tiempo de vuelo permitido.

En relación con el incidente que involucra al pasajero en silla de ruedas, Hughes cree que el capitán Claes no debería haber abandonado el vuelo y debería, como profesional, tener las habilidades para desactivar la situación con los pasajeros.

Fuente original: independent,ie

Comentarios - Diario de Transporte no se hace responsable de los comentarios particulares

, , , , , ,

Los comentarios están cerrados