La medición, piedra angular de la industria del transporte - Diario de Transporte
120x600_Disney_AlwaysOn

Megabanner cabecera Diario de Transporte

La medición, piedra angular de la industria del transporte

Ya sea para llevar unas cajas o transportar mercancía peligrosa, los especialistas deben hacer un riguroso seguimiento de todas las variables implicadas.

Diferentes tipos de industria requiere de diferentes tipos de exigencias. Evidentemente, no es lo mismo hablar de la industria textil, que precisa de una inmensa cantidad de conocimientos y procesos relacionados con los tejidos, la materia prima, los tratamientos a los que se someten y un largo etcétera; que hacerlo de la industria del transporte, una tan presente en nuestro día a día (casi tanto o más que la de textil) y que conecta con casi todas las demás existentes.

Es de esta última de la que queremos hablar en profundidad. El transporte es algo que necesitamos, y más a día de hoy, para prácticamente cualquier cosa. Ya no solo para las personas (autobuses, coches, trenes, aviones, barcos…) sino también para mercancías. Si no fuera por este, tendríamos una décima parte de productos a nuestra disposición con respecto a lo que tenemos realmente. Con un sencillo ejemplo lo ilustramos: ¿cómo recibirías en casa eso que acabas de comprar por internet si no hubiera transporte?

Dentro de este tipo de industria tan primordial cabe tener en cuenta los numerosos factores que logran que todo funcione de manera adecuada. Es necesaria una gran planificación para optimizar procesos y, como último resultado, obtener un desplazamiento eficaz, en el mejor margen de tiempo y con el menor impacto económico para la empresa en cuestión, que aboga a la vez por una maximización del beneficio.

¿Y cómo se consiguen cumplir todos esos aspectos? Es algo que requiere un profundo estudio y planificación; pero sobre todo medición. Ya no es solo fundamental establecer un plan viable y funcional, sino también comprobar que se cumplen todas y cada una de las condiciones para que se ejecute tal y como se había establecido y, por ende, se consigan los resultados esperados.

Para esto, hay equipos especializados que sirven para registrar y comprobar todo tipo de variables. Aparece así la figura del calibrador de procesos, un aparato electrónico con el que el usuario encargado del registro tiene la posibilidad de controlar multitud de aspectos de forma sencilla, comparando con los estándar y actuando así en consecuencia.

Este tipo de maquinaria tan aparentemente simple, incluso de llevar, es el producto estrella de empresas como Beamex. Compañía especializada en la calibración de todo tipo de procesos a partir de una maquinaria pensada por y para ellos, nuevas estrategias para mejorar el desarrollo de estos y, por supuesto, software para poder gestionar el estado de cada proceso y elaborar las pertinentes gráficas y estadísticas de rendimiento para su estudio.

Hay industrias en las que más e industrias en las que menos, pero cuando tiene que ver con el transporte, la medición es algo fundamental. No es lo mismo llevar una mercancía a temperatura ambiente, que otra que necesita ir con el termómetro por debajo del cero; en ese caso, tener un aparato que controle esta variable es fundamental para que no se estropee todo el producto a transportar.

Y ese es solo un ejemplo. Conocer el volumen del cubículo donde se va a llevar toda la mercancía, estudiar el tamaño de la misma y su masa para determinar el transporte más adecuado, valorar también este en función de la distancia y determinar la cantidad de combustible necesario en consecuencia son algunos de los miembros del cúmulo de factores que hace falta tener en cuenta en este sector tan necesario.

Por eso, la solución que ofrecen empresas como las antes citada se convierten en algo ideal y necesario. Al permitir la medición de todos esos elementos, y otros tantísimos, asesorar en su gestión y facilitar un software que ayude en ello; se agiliza muchísimo todo el proceso de medición, estudio y reacción, permitiendo así actuar rápidamente en caso de ser necesario hacer alguna modificación, o incluso mover ficha para conseguir optimizar aún más cada factor en pos de algo más eficaz.

La industria del transporte contempla, entonces, la medición como un factor crucial para su correcto desarrollo y hasta su evolución. Su cometido es llevar de un lugar a otro algo necesario para el cliente, y la mala acción en este plano puede conseguir un efecto bola de nieve que repercuta ya no solo al destinatario, sino también a todos aquellos que dependan de este. De ahí que tener en cuenta todos y cada uno de los factores y saber medir todos los aspectos necesarios sea un paso fundamental.

De no ser por la posibilidad de calibrar, habría muchísimos lugares que todavía no podrían recibir ciertas mercancías, otras que llegarían en mal estado o extremadamente tarde. Si, el transporte necesita a la medición tanto como a los medios de locomoción, y eso es algo que durante los años va a acentuarse más y más.

Comentarios - Diario de Transporte no se hace responsable de los comentarios particulares

, , , , ,

Los comentarios están cerrados