Un error del GPS que cuesta 1.657 euros - Diario de Transporte
120x600_Disney_AlwaysOn

Megabanner cabecera Diario de Transporte

Un error del GPS que cuesta 1.657 euros

Ese es el importe de la factura a la que ha tenido que hacer frente el camionero polaco que quedó atrapado una pista forestal cercana a Eibar por culpa de su navegador. Un error en el GPS provocó que un camionero se quedara atascado en un camino rural cuando se dirigía a un polígono ubicado en la localidad vizcaína de Etxebarria, originando un auténtico follón para conseguir que el vehículo corrigiese la dirección y volviese a la variante de Eibar.

No es la primera vez que ocurre: en esta ocasión, el tráiler se introdujo en el polígono de Matxaria hasta adentrarse en los primeros tramos de la empinada cuesta que conduce al barrio de Santa Cruz. Ante la impotencia del conductor, de origen ucraniano y que evidentemente no conocía la zona, el enorme tráiler se quedaba encajado en la pendiente de una curva y sin poder dar la vuelta.

El vehículo, que llevaba una mercancía de origen alemán, accedió a Matxaria a indicaciones del aparato cuando su destino final era una fábrica a la que se puede acceder subiendo hacia Ixua, pero no con un camión y menos de grandes proporciones. Aún así, el conductor siguió hasta el final del polígono subiendo por las empinadas cuestas que van a Arrate. De esta manera, no percibió hasta que la cuesta se hizo más pronunciada que iba por el camino equivocado. Siguió unos metros más arriba hasta que su gran tráiler no pudo girar por una de las pronunciadas curva rurales no quedándole más remedio que parar la marcha.

Una vez más el GPS jugaba una mala pasada a los camioneros. Este sistema, que calcula y recalcula la ruta más corta o aquella sin peajes para hacer al conductor la vida más sencilla, hizo en este caso todo lo contrario.

La Policía Municipal de Eibar se personó en el lugar y tuvo que llamar a una empresa especializada para conseguir que el camión diese la vuelta con el fin de acceder a la variante. Los operarios de Grúas Garro, que han trabajado en el rescate de numerosos tráilers en la zona, se personaron en Matxaria y en el transcurso de dos horas consiguieron sacar al vehículo.

Garantías de pago

Lo más difícil vino después a la hora de contar con garantías de pago de las operaciones de la grúa. La factura que presentó la empresa ascendía a 1.675 euros, pero la experiencia obliga a que el propietario del tráiler haga efectiva la transferencia internacional sin más demora. Para ello, los gruístas guipuzcoanos contaron con el apoyo de un operario rumano, conocedor de varios idiomas, que exigió al conductor ucraniano todas las garantías necesarias para que la empresa dueña del camión efectuase el pago, en firme, antes de realizar las maniobras.

«Se estuvo mucho tiempo a la espera que se llevase a cabo la transferencia bancaria. La empresa de grúas tiene la experiencia que muchas veces se hace el pago del trabajo realizado y se deja marchar al camión, pero después los propietarios de los vehículos ordenan al banco la retirada de la transferencia realizada que impide a la empresa de grúas cobrar por el trabajo realizado. Mediada la tarde, el pago era efectivo», detallan fuentes de la Policía Municipal.

Atención a las indicaciones

Ante la sucesión de este tipo de incidentes relacionados con los GPS, desde la Guardia Urbana se solicita que «se preste más atención a las indicaciones de las señales de tráfico, aunque con un poco de sentido común uno se puede dar cuenta que no se puede transitar por un camino rural como el existente entre Matxaria y Santa Cruz, y menos con un tráiler. Además, hay indicaciones al respecto que impiden a los camiones adentrarse en esta vía».

Aún así, este no es el primer caso que los conductores se adentran en Matxaria para tratar de acceder a Markina Etxebarria. «Cuando se entra en un polígono en dirección al camino rural de Santa Cruz es fácil comprobar que no se va por la dirección correcta. Hay indicaciones, pero vemos que mucha gente no hace caso y sigue para adelante». Con el GPS, además, hay otro problema añadido: durante el fin de semana se cambian las direcciones de tráfico del centro urbano de Eibar para llevar a cabo la peatonalización, y son muchos los automovilistas que se confunden de camino.

Fuente: elcorreo.com

Comentarios - Diario de Transporte no se hace responsable de los comentarios particulares

, , , , ,

Los comentarios están cerrados