¿De verdad hay escasez de camioneros? - Diario de Transporte
120x600_Disney_AlwaysOn

Megabanner cabecera Diario de Transporte

¿De verdad hay escasez de camioneros?

@Camioneroleones.- Dicen en el mundo empresarial y económico desde hace muchos años que cuando Estados Unidos se resfría el resto del mundo, una de dos, o estornuda o coge la gripe. En el caso que nos ocupa y que viene siendo noticia desde hace meses, no tan solo en los medios especializados del sector, también en el resto: “La escasez de conductores profesionales en el transporte por carretera” invita a hacerse la pregunta del titular.

Como en la mayoría de las crisis-estornudo mundiales, la primera alarma ya saltó el año pasado en USA, pero el transporte allende los mares es otra historia; la alarma cercana y que más preocupa es la de Europa. Algo que los que ya peinamos canas desde hace años y nacimos a finales de los 50 y principios de los 60, nos hace cuando menos sonreír en silencio antes de emitir una opinión, pensar unos minutos y luego hablar con conocimiento de causa.

¿De verdad hay escasez de camioneros? Si, en la plena extensión antigua y eterna de la denominación, camioneros, profesionales, de los de toda la vida, de los de gasóleo en las venas después de aspirar el humo y retener en nuestros pulmones el de aquellos Barreiros, Pegaso, Avia, Ebro y demás que llenaban nuestros sueños de niñez, adolescencia y que cumplíamos antes o después de cumplir el servicio militar. Si, en aquellos años no tan lejanos en los que parecía una obligación después de cumplir obligatoriamente con la patria, seguir la de casarse y formar una familia. Porque si pasabas de los 24 y no tenias planes de futuro, hasta tu entorno te hacía sentirte viejo o diferente, pero esa es otra historia.

Camioneros de los de verdad, de los que lo son, incluso después de haber pasado a cumplirle cuentas a San Cristobal, de los que cuando te hablan o te refieres a ellos que (D.E.P.) siempre sale aquello de: “El que era camionero”. Al menos en las tierras en las que he crecido. Pero claro, ¿Qué pasa ahora? Pues sencillamente que los que nos toca ahora pensar en la merecida jubilación somos los de aquellas dos décadas. Los camioneros que vivimos el esplendor del transporte, cuando las empresas eran empresas, los autónomos muy pocos, pero todos aún muy respetados. Los que cruzábamos las fronteras españolas con aquellos inmensos libros de registro aduanero que había que cumplimentar y sellar en cada aduana. Los que conocimos las primeras aduanas T.I.R. en Francia, Alemania, Belgica y demás.

Si, que nadie venga ahora a llamarnos viejos, que viejos son lo caminos. También, por supuesto, los que hacían exclusivamente nacional, los autónomos que pagaban gasóleo, averías, ruedas y demás en dinero, porque sabían que al final del viaje casi siempre era mercancía entregada, dinero en mano. Los que conocimos las primeras agencias, por ejemplo aquellas de Legazpi en Madrid. Pues esos.

Pero que también conocimos el crecimiento del parque de camiones, la entrada de pleno derecho en la Unión Europea, antigua “Comunidad de los 12” y posteriores. Donde muchos conductores en el perfecto uso de la libertad se convirtieron en autónomos y empresarios. Otros nos quedamos como simples conductores, pero también hay que reconocer, -como dice un amigo mio-, que le dieron tarjetas de transporte europeas hasta al que llevaba un carretillo de obra y le ponía unos rotativos. De aquellos años-lodos, fuera aparte de intereses empresariales macro-económicos de las grandes empresas, convertidas casi en multinacionales, y no tanto, a las que permitieron localizar o registrar sedes en países que, no sé porqué, llamamos casi con desprecio “del Este”.

El incremento de flotas y las posteriores crisis cíclicas trajeron también las faltas de conductores, cualquiera que tuviera el carnet de trailer valía. La aparición en el mercado de los cambios automáticos de camión. ¿Cuantos sabrían manejar un cambio ZF de 16 velocidades, el de bola o del Volvo F-10 de 12 velocidades? Sin desprestigiar a nadie, ¿Cuantos cambios se rompieron por no saber manejarlos saliendo cargado con 40 toneladas en la primer velocidad que entrara aunque fuera la octava larga? Pero la crisis y el incremento de flotas trajo las rebajas de precios en los viajes, con la consiguiente bajada de sueldos. Entonces los profesionales de toda la vida ya no valíamos porque conocíamos nuestros derechos, estábamos quemados para muchos empresarios. Esos que nunca reconocerán que les desaparecían camiones nuevos con carga y todo, pero seguían adelante.

¿Como estamos ahora? Estamos con que la ampliación de la Unión Europea ya no es aquella de “los 12”, ni se puede poner puertas al Cielo. Porque sencillamente, quien emigra a otro país no lo hace por gusto si está muy bien en el suyo. Lo hace buscando una vida mejor para él y su familia. Es lógico que un camionero de Polonia, por ejemplo, termine hablando con un francés, español, belga, alemán o de cualquier otra nacionalidad. Aspire a una vida mejor. Pero tampoco quiere que le exploten, desea como todos, estar con su familia de vez en cuando, ver crecer a sus hijos no solo por fotografía. Porque la carretera es cada día diferente, y desgraciadamente nunca se sabe si ese puede ser el ultimo circulando.

Ahora hacen falta conductores profesionales, pero con sueldos tan injustos que no cubren las necesidades, porque las famosas “dietas” quedan por el camino, que encima (perdón por la ironía) tenemos la mala costumbre de comer todos los días. Hoy me han informado de ofertas de empleo en emisoras de radio de Rumanía buscando conductores para empresas españolas, ofreciendo traslados, sueldos y nacionalidad. Por lo tanto, vuelvo a la pregunta del titular ¿De verdad hacen falta camioneros? Porque para un joven español con toda la ilusión del mundo que quiera incorporarse a la profesión, sacar los carnets, incluido el de mercancías peligrosas, con su CAP correspondiente, supone menos dinero que un máster en la mejor universidad. Para que después de llevar dos meses en la carretera darse cuenta de que no puede hacer planes con sus amigos de siempre o con su novia. Que esa es otra, que los camiones son muy bonitos parados o viéndoles circular por la carretera, pero el día a día al volante por Europa es otra historia. Con lo cual no ilusiona. En fin, no quiero ser pesado, tan solo, como siempre dejar mi reflexión personal. Para [email protected] ¡¡¡BUENA RUTA!!!.

(Las noticias y artículos publicados con las firmas @Camioneroleones y @Samuelsoni_cg están protegidos por la Ley de Propiedad Intelectual. Prohibida su reproducción total o parcial sin el permiso expreso y por escrito de los autores o sin incluir el enlace a la página web de Diario de Transporte)

Comentarios - Diario de Transporte no se hace responsable de los comentarios particulares

, , , ,

Los comentarios están cerrados