Recuerdos del trastero: Hispano Suiza 30/40 Viajera - Diario de Transporte
120x600_Disney_AlwaysOn

Megabanner cabecera Diario de Transporte

Recuerdos del trastero: Hispano Suiza 30/40 Viajera

Como recordará el lector, la mítica firma Hispano Suiza (en realidad la Sociedad Anónima La Hispano Suiza) fue fundada en 1904 sobre una serie de compañías precedentes que terminaron fracasando al poco tiempo de ser creadas.

El punto de partida fue la Cía General de Coches-Automóviles E. La Cuadra S. en comandita, una empresa que creó en 1899 Emilio de la Cuadra y Albiol en Barcelona con el fin de construir vehículos eléctricos, con la ayuda de Marc Birkigt, un ingeniero suizo que sin duda era un genio pero que, como tuve oportunidad de comprobar durante el tiempo que pasé documentandome para unos artículos bastante extensos que escribí hace mucho tiempo para la revista Carga Útil, que publicó ENASA-Pegaso durante muchos años, no tenía demasiado aprecio por los españoles.

Pues bien, el el primero de ellos, un autobús eléctrico, resultó un estrepitoso fracaso pues sólo recorrió unos metros, lo que debió de deprimir de tal manera a Emilio de la Cuadra que éste terminó por aceptar la recomendación de Birkigt de que se olvidara de los coches eléctricos y se pasase a los de motor de explosión, tarea que acometió el suizo a partir de 1890.

Pero las cosas no marcharon bien para De la Cuadra, que se vió obligado a cerrar su compañía por las pérdidas registradas. Como en aquel momento el principal acreedor de la empresa de De la Cuadra era J. Castro, éste decide quedarse con todas sus instalaciones y continuar la construcción de automóviles con su propio nombre, designando a Birkigt director técnico de la nueva empresa, la cual fue registrada con la razón social J. Castro en comandita fabrica Hispano Suiza de automóviles.

Aunque en 1903 aparece el primer automóvil, un 10 caballos muy innovador, las cosas de las perras seguían sin marchar bien y la nueva empresa terminó suspendiendo pagos o solicitando el concurso de acreedores, que diríamos ahora, en 1904.

Y con la intención de que estos párrafos previos hayan servido un poco de ambientación al lector ─hay muchísima bibliografía sobre Hispano Suiza que el interesado puede consultar si no lo ha hecho ya─ pasamos a comentar brevemente el vehículo que recogen nuestras fotografías que no es otro que el Hispano Suiza 30/40 Viajera de 1922. Las imágenes fueron tomadas en la Feria Internacional del Autobús y el Autocar (FIAA) que abrió sus puertas el 31 de octubre de 2014.

                                                                                                                                                                                                                                                              Hispano Suiza 30/40 Viajera, fabricado en Barcelona en 1922. El Hispano Suiza 30/40 iba movido por un motor de 43 caballos

Se trata de una joya perteneciente a la colección del grupo Continental Auto, de cuya gestación y desarrollo ha sido alma mater José Ángel Valdemoro. Fue construido en Barcelona en 1922 y aún conserva la carrocería original. realizada en madera, con asientos de primera, de segunda e incluso de tercera clase. Los viajeros podían solicitar la parada del vehículo tirando de una cuerda que recorría todo el techo del autobús y terminaba en una campanilla próxima al conductor. Por cierto que no hemos dicho por qué se le llamaba Viajera. Sencillamente, porque se dedicaba al transporte de pasajeros, de viajeros.

Iba propulsado por un motor de 4.710 centímetros cúbicos que daba una potencia de 43 caballos. El combustible, gasolina, llegaba al motor no mediante una bomba, sino impulsado por la propia gravedad, ya que el depósito iba en el techo. Con una longitud de 5,9 metros albergaba 22 plazas.

Fuente: motorscopio.blogspot.com.es

Comentarios - Diario de Transporte no se hace responsable de los comentarios particulares

, , ,

Los comentarios están cerrados