La Sepulvedana, a punto de perder tras un siglo la ruta Madrid-Segovia - Diario de Transporte
120x600_Disney_AlwaysOn

Megabanner cabecera Diario de Transporte

La Sepulvedana, a punto de perder tras un siglo la ruta Madrid-Segovia

La Sepulvedana, Fedintra, vandálicos,

Las licitaciones de las líneas de autobús están generado una catarsis en el mundo del transporte de viajeros por carretera. Los concursos a subasta o “lotería”, como critican algunas fuentes del sector, están llevando a algunas empresas a perder sus rutas más míticas (pocas firmas como Interurbana o Cevasa están logrando renovar algunas concesiones a costa de ofrecer fuertes rebajas). Un ejemplo de ello es una de las compañías con más solera de España: La Sepulvedana.

La firma fundada por Roque Martín Benito a finales del siglo XIX está a un paso de perder la ruta entre Madrid y Segovia tras casi 100 años operándola. Los primeros resultados del concurso convocado por el Ejecutivo en enero no han dejado en buen lugar a La Sepulvedana que, pese a tener una de las mejores ofertas técnicas (32 puntos sobre 35), se ha quedado corta en la propuesta económica, lo que le ha granjeado el cuarto puesto del ranking provisional publicado.

La oferta de la compañía, que ya operaba la ruta en 1923, cuando se publicó la primera orden ministerial que convalidaba la gestión de las líneas estatales, contempla una rebaja del 30% sobre la tarifa que cobra actualmente: 0,0704 euros por viajero y kilómetro (unos 7,91 euros por todo el trayecto, iva incluido). El descuento ofrecido sobre la tarifa máxima contemplada en la licitación (0,0721 euros) es del 32,2% hasta los 0,488 euros por kilómetro y viajero (sin IVA). Así, el precio propuesto por La Sepulvedana es superior al presentado por Llorente, la UTE liderada por Monforte, Interurbana de Autobús, la UTE de Meroño y Transabus.

Todas ellas han presentado rebajas de precios cercanas al 50% sobre la tarifa propuesta por el Ejecutivo en los pliegos del concurso. A estos ajustes en los precios por trayecto se suma la gran equipación de los autobuses (todos tienen wifi gratis, conectores USB y sistemas de entretenimiento) y el aumento de las frecuencias y la flota, lo que encarece el servicio.

Bajas temerarias

Pese a que Fomento abrió las plicas el pasado 10 de abril, el concurso todavía no tiene un claro ganador. Las tres compañías que han obtenido la mejor puntuación están incursas en un proceso de baja temeraria (la tarifa tiene una puntuación de 65 puntos). Las ofertas presentadas por Llorente, Monforte e Interurbana están más de un 10% por debajo de la media de las ofertas presentadas, lo que implica que, según la ley, presentan un “valor anormal o desproporcionado” y pueden ser eliminadas del concurso. Fomento están analizando las ofertas y ha mandado llamar a las empresas cuestionadas para que expliquen su propuesta y justifiquen que pueden llevar a cabo el servicio con los valores presentados. En el caso de que el departamento que dirige Íñigo de la Serna las acepte, Llorente ganaría.

Si finalmente Fomento descalifica las tres ofertas puestas en duda, se tiene que volver a puntuar a los contendientes. El nuevo reparto de los puntos daría como ganador provisional a la UTE formada por Meroño, Classic Bus y Castro con 88,6 puntos. La Sepulvedana quedaría en segundo lugar con 87,79 puntos, según recoge la asociación Vibus y confirman fuentes técnicas.

Una vez resuelto este punto, queda por delante el aluvión de reclamaciones. “La adjudicación no se va a resolver fácilmente ya que las empresas recurrirán. Es una línea muy atractiva”, explican empresariales a este diario. No en vano, la mayor parte de los pliegos publicados por el Ejecutivo han sido recurridos por las empresas, como la línea Madrid-Guadalajara.

Este diario ha tratado de ponerse en contacto con La Sepulvedana, pero la empresa todavía no quiere pronunciarse sobre el concurso, que está siendo cuestionado.

Fuentes del sector consultadas por este diario aseguran que las ofertas que se están presentando son muy agresivas y amenazan la rentabilidad de las rutas, que cada vez van más vacías (el transporte por autobús cayó un 3,1% en febrero), y el futuro del sector, que ya se está viendo obligado a rebajar sueldos o a reducir plantilla. “Había un margen para bajar los billetes de hasta el 20% pero las ofertas están siendo temerarias y más si se tiene en cuenta que los pasajeros caen y que el servicio es cada vez es más caro”, explican estas mismas fuentes a elEconomista. Según el Observatorio del Transporte de Viajeros por Carretera publicado por Fomento, la tarifa media por usuario y kilómetro ha subido un 55% en 14 años desde los 0,046 euros hasta los 0,072 euros por viajero y kilómetro.

Fuente: eleconomista.es

Comentarios - Diario de Transporte no se hace responsable de los comentarios particulares

, ,

Los comentarios están cerrados