La "revolución" que viene en el transporte - Diario de Transporte
120x600_Disney_AlwaysOn

Megabanner cabecera Diario de Transporte

La “revolución” que viene en el transporte

En realidad el titulo deberia ser: “La “revolución” en el transporte, pero he preferido el del titular por eso de que aquí, en esta España nuestra, -no entiendo muy bien porque-, vamos siempre un poco a remolque de lo que ocurre allende de nuestras fronteras, sobre todo en esa Europa a la que seguimos mirando con cierto complejo de inferioridad y no terminando de creernos del todo lo que desde allí viene. Hasta que llega de verdad y entonces nos pilla, como siempre, con el paso cambiado.

Pero no solo a los profesionales del transporte de este nuestro país tan desunido, tan cainita, a veces, entre nosotros mismos, también en otros muchos temas. Ese preferir quedarnos ciegos con tal de que el enemigo se quede tuerto, en lugar de hacer un ejercicio de reflexión y unirnos como Dios manda en lo común que nos beneficia a todos. Pero esa es ya una historia manida, harto repetida, aunque nunca suficiente. Ese no es precisamente el objetivo de estas letras mal juntadas. Así que, antes de irme por los Picos de Europa, voy al grano.

Vienen desde hace tiempo noticias desde esos países tan suyos y con tanta razón, que siempre protegen primero lo suyo y despues se ocupan un poco del resto. Me refiero a que poco a poco se van sumando mas países a esas leyes antidumping, con legislaciones propias y comunes un tanto complejas, sobre todo para el resto de países que no las aplican aun. Francia, Alemania, Bélgica, Italia, Austria, y ahora Holanda. Total que el germen de la idea que fué Francia en 2014 con la conocida como “Ley Savary” (no confundir con la Ley Macron, que es diferente) y que imponía sanciones de hasta 30.000 euros a las empresas en las que sus conductores realizaran los descansos iguales o superiores a 45 horas en las cabinas de los camiones. Hasta ahora en Febrero de 2017 si han provocado esa “revolución” en el transporte.

Una revolución a la que el resto de países que en la actualidad no aplican leyes antidumping o de salario mínimo, han mirado y miran con recelo. Se han limitado al pataleo de recursos ante la Comisión Europea y ante la U.E. sin darse cuenta de que los países que la aplican en la actualidad son los que ahora y siempre han cortado “el bacalao” en Europa, y por supuesto, lo seguiran cortando. Ajenos a una realidad que demuestra que en las decisiones políticas tienen muchísimo poder los lobbies de presión. Que si, que es la cruda realidad y mientras se eternizan recursos y decisiones cargadas de la consiguiente burocracia acumlada, de momento ahí estan esos paises aplicandolas y multando, y luego ya veremos.

Por supuesto, que nadie me lo niegue, que esos países, sobre todo Alemania, fueron los primeros en deslocalizar empresas en los denominados países de Europa del Este, huyendo de la presión fiscal de sus países, pero no solo eso, tambien buscando mano de obra mas barata. ¿Qué pasa que ya nadie se acuerda de aquellos años de bonanzas de la década de los noventa y principios de este siglo? Si, aquellas en las que parecia que estabamos en la edad de oro del transporte. Aqui en, esta España nuestra, locos por tener mas tarjetas de transporte comunitarias. Empresas españolas abriendo delegaciones en la vecina Portugal, comportándose como los vecinos ricos que parecían que querían quedarse con el país luso. ¿Nadie se acuerda de aquellos años en los que nada importaba? Si un conductor dejaba una empresa a los diez minutos tenia trabajo en otra, y todo así. Pero aquellos polvos trajeron estos lodos, como suele decirse.

Europa, principalmente dependiente del transporte por carretera, se fue llenando de camiones. Se amplio interesadamente los países de aquella Europa que se conocía en aquellos años como “La Europa de los doce”. Si, interesadamente, que antes, ahora y siempre el dinero manda, las promesas de crecimiento y de inversiones son irresistibles para los gobiernos que ceden y firman con los ojos cerrados todo aquello que le ponen delante y le prometen esos “lobbies” de presión. Total que en estas estamos, en una realidad que no es otra que, los inversores ahora apuestan por el transporte multimodal, barco, tren y avión, y de migajas el de carretera. Ahora sobran camiones y esta revolución traerá mas de una guerra, y ya ha dejado a muchísimas empresas de transporte por el camino, y las que caerán.

Y mientras tanto, aquí, en esta España nuestra, al gobierno, ni esta ni se le espera, en esto de aplicar leyes similares de salario mínimo y antidumping. Pero mucho menos con ganas de meter mano en un sector tan atomizado, dividido y caótico como el transporte por carretera. Aqui no, aqui es mejor mirarse el obligo, quejarse donde no se debe, y comportarse como incrédulos fanáticos cuando llegan noticias de lo que ocurre en Europa. Porque, claro, en el transporte no se ganan títulos como en el fútbol, y como escribía mas arriba, para nuestra desgracia, preferimos quedarnos ciegos con tal de que el enemigo se quede tuerto. Así nos va. Como siempre ¡¡¡BUENA RUTA!!!. @Camioneroleones.

(artículo protegido por la Ley de Propiedad Intelectual. Prohibida su reproducción total o parcial sin permiso del autor)

Comentarios - Diario de Transporte no se hace responsable de los comentarios particulares

Los comentarios están cerrados