Barcelona compró 10 autobuses turísticos que se inundan y que no pueden ir al Maremàgnum - Diario de Transporte
120x600_Disney_AlwaysOn

Megabanner cabecera Diario de Transporte

Barcelona compró 10 autobuses turísticos que se inundan y que no pueden ir al Maremàgnum

Transports Metropolitans de Barcelona (TMB) anunció a principios de este año la renovación parcial de los autobuses que dedica al Barcelona Bus Turístic, el servicio público destinado a pasear por la ciudad a visitantes. La flota consta actualmente de 77 vehículos: 67 de 12 metros y 10 de 14 metros, estos últimos, los nuevos. Se trata de diez autobuses Volvo carrozados por la empresa Sercar. Durante este año está prevista la adquisición de otros 10 vehículos de 13 metros, de marca Mercedes, carrozados por Ayats.

La empresa destacó al presentarlos, cuando se anunció su adquisición, en julio, que los motores diésel de los Volvo Sercar “acreditan la máxima calidad ambiental” y que los vehículos cuentan con posibilidad de recarga por USB en todos los asientos, que en total son 83, 69 de ellos ubicados en el piso superior y 12, en el piso inferior, en el que hay una plaza para silla de ruedas.

Los autobuses sustituyeron a los más viejos de la flota, de la marca MAN, algunos de ellos ‘jardineras’ descubiertas de un solo piso. Pero la alegría por los ‘fichajes’ duró poco. A la que se empezaron a probar los autobuses, el personal se topó con varios problemas de envergadura. Para empezar, si llueve los buses se inundan. Según testigos presenciales de alguna de estas situaciones, el agua entra por el sellado entre el primer y el segundo piso, sobre todo por la junta del aire acondicionado, pero también por los laterales y las puertas. No hablamos de las cuatro gotas lógicas en un autobús descubierto, sino, según alguien que las ha visto, de auténticas cataratas.

No es lo más grave. Cuando los Volvo Sercar empezaron a circular, el primero que intentó llegar al Maremàgnum, una parada prevista en la que se conoce como ruta roja, o sur, no logró su cometido: por ser demasiado bajo no puede pasar por la vía que lleva hasta el centro comercial y quedó bloqueado. En ello influye que sean más largos y que sean demasiado bajos, sumado a que la suspensión no se puede regular para evitar el contacto con el suelo. A la vista de esta situación, las mismas fuentes aseguran que los Volvo quedaron fuera de la ruta roja y circulan por la azul, o norte.

La ruta azul sale de la plaza de Catalunya hasta el MACBA pasando por el paseo de Gràcia, la Sagrada Família, Gràcia, el parque Güell, el Tibidabo, Pedralbes y el campo del Barça. La roja va de la plaza de Catalunya al parque de la Ciutadella, pasando por el paseo de Gràcia, la Diagonal, la estación de Sants, Montjuïc y el Port Vell.

POCA VISIBILIDAD DEL CONDUCTOR

Los 10 autobuses aludidos presentan otros inconvenientes para su funcionamiento. Algunos conductores que los han utilizado sostienen que el Volvo les ofrece una visibilidad reducida, tanto a ellos como al informador que viaja en el bus, al margen de que los chóferes de físico corpulento tienen problemas para trabajar con el espacio previsto.

Según TMB, los Volvo carrozados por Sercar tienen un precio por unidad de 309.540 euros, es decir, que los que causan problemas suman un coste de algo más de tres millones de euros. La lista negra no acaba en los incidentes ya citados. Como ya se ha dicho, los Volvo no pueden transitar la ruta roja, pero sí la azul, y cuando se active la ruta verde, la de las playas, que en el 2016 funcionó de marzo a noviembre, la podrán recorrer.

Las mismas fuentes que denuncian las disfunciones en los nuevos vehículos sostienen que si no se modifica su sistema de megafonía, tampoco podrán emplearse para el Barcelona Night Tour bus, que funciona de junio a septiembre, con una ruta de dos horas y media por la ciudad, porque causarían contaminación acústica, algo que niega con rotundidad un portavoz de TMB contactado por este diario. Sobre la lluvia, asegura que en uno de los Volvo ya se ha instalado una persiana que frena la entrada de agua, y que se hará lo propio con los demás.

El mismo portavoz admite que los nuevos autobuses no pueden llegar al Maremàgnum y argumenta que serán destinados en su integridad a la ruta azul, pero agrega que eso no se debe a un error. Según testigos de lo sucedido, cuando el primer Volvo se encalló en el Port Vell, se tomó la decisión de que no volvieran a pasar por allí. Según el portavoz, es habitual que cuando se adquiere una remesa de autobuses se hagan pruebas con el primero que llega y se determine cuáles son sus límites. De lo que se infiere que antes de su adquisición no se sabía que los Volvo no podrían circular por la ruta del Port Vell.

TMB SOPESA REPARARLOS

Siempre según este portavoz, en TMB “no se descarta” que los nuevos autobuses sean modificados con el fin de que sí puedan llegar al Maremàgnum. De los 10, uno está en servicio, ocho están siendo decorados y otro tiene que llegar del fabricante.

elperiodico.cat

Comentarios - Diario de Transporte no se hace responsable de los comentarios particulares

, ,

Los comentarios están cerrados